miércoles, 15 de mayo de 2013

Trigaza desde Pineda de la Sierra

El pico Trigaza (2084 metros) es la segunda cumbre más alta de la provincia de Burgos. La manera más accesible de acceder a él es partiendo del pueblo de Alarcia,  (ubicado en su ladera norte) desde el cual se toma una carretera que asciende a la misma cima. No obstante, la ascensión desde el pueblo de Pineda de la Sierra, por su cara sur, algo más exigente, ofrece más atractivos.

La ascensión desde Pineda de la Sierra es algo más exigente, pero el esfuerzo queda compensado sobradamente por sus valores paisajísticos.
Comenzaremos el recorrido desde el pueblo de Pineda de la Sierra, auténtica base de operaciones para multitud de excursiones por las Sierras del Mencilla y de la Demanda.
Llegamos a Pineda por la carretera Burgos-Logroño tomando los desvíos a Pradoluengo desde Ibeas de Juarros y a Pineda una vez traspasado el Pantano de Uzquiza.
Una vez en Pineda, subimos a la parte alta del pueblo, tras el frontón, donde nace una clara pista que asciende con decisión hacia un cercano bosquete de robles ya en la ladera.

Vieja tenada en la subida a Mariburgos.

Tras dejar el depósito de aguas y una arruinada tenada a nuestra izquierda, la pista asciende con pendiente constante por el cordal llamado de Mariburgos. Se trata de una amplia loma que nos llevará por amplias pistas hasta las inmediaciones del barranco del arroyo de la Peguera. Este arroyo desciende directamente de los Trigazas y desde la altura tiene aspecto de impenetrabilidad.



Atrás vamos dejando Pineda de la Sierra, a los pies del Mencilla.
Ascendemos por la cresta Mariburgos afrontando fuertes pendientes en algunos tramos, pero la pista es amplia y cómoda. A nuestra izquierda, vamos flanqueando el barranco de Reuta y a nuestra izquierda el barranco de Perrullazo
Según ganamos altitud, las vistas sobre el pueblo de Pineda, abajo, y la Sierra del Mencilla, detrás, se van ampliando.

Pista de subida al Trigaza.
Cordal de Mariburgos.
Tras superar las cuestas de Mariburgos, llegaremos a unos llano justo al borde del barranco de Peguera. Estamos en pleno deshielo y escuchamos el murmullo de agua cayendo con estrépito en su interior, señal de que hay varios saltos de agua en su interior.
Desde aquí, torcemos a la derecha para afrontar el último tramo, más exigente, de subida al Trigaza, que ya divisamos a nuestra izquierda.

Subida al Trigaza. Al fondo, el monte Eriduelo.
Tenemos el barranco de Peguera a nuestra izquierda.
El último tramo supone el mayor esfuerzo, pues hay que superar una elevada pendiente antes de colocarnos en la vertical del monte del Eriduelo. Desde aquí, ya solo nos queda encarar con decisión la última rampa de asceso ladera arriba sin sendas evidentes, que nos dejará en la cresta del Trigaza-San Millán. 

Bordeamos el barranco de Peguera a los pies del Trigaza.
Magnífica vista del Valle del Sol, con Pineda abajo y la Sierra del Mencilla de fondo.
El Trigaza se compone de varias cimas gemelas, la más importante de las cuales es donde se emplaza la caseta de comunicaciones y antenas. Pero el auténtico Trigaza, el más alto, queda algo más a su derecha en dirección al San Millán. Desde donde hemos alcanzado la cresta, accedemos rápidamente a la cima verdadera ya que está señalizada con una acumulación de piedras y un hito montañero.




Desde aquí tenemos buenas vistas de la sierra así como de los valles que tenemos al norte. A nuestros pues, los pueblos de Valmala, Alarcia, Villamudria y Rábanos. Más al norte la presa de Alba y los montes de la Pedraja. Al fondo, en los días claros, es fácil divisar los Montes Obarenes y más al fondo, hacia el NO. la Montaña Palentina.








Curioso hito montañero en la cima del Trigaza.

Desde la cima, bajaremos a Pineda por el cordal del Monte Eriduelo, paralelo al Mariburgos. Descendemos pues dejando a nuestra izquierda el impresionante barranco Malo, que bordea la ladera S.-SO. del pico San Millán.
El descenso es un largo recorrido y perdemos altitud con rapidez. Esta fuerte pendiente, nos hace pensar que la alternativa de ascender por el Monte Eriduelo, en vez de por Mariburgos como hemos hecho, puede resultar más fatigoso y duro.







Continuamos el descenso siempre por una clara pista de la que salen algunos caminos laterales que obviaremos pues únicamente conducen al fondo de los barrancos que nos flanquean a ambos lados.

Bajando por el Monte del Eriduelo.
Llegados ya a los llanos de Matallana, directamente sobre el barranco Malo, que parece rodearnos, la pista zigzaguea para alcanzar el fondo del barranco.

El Barranco Malo. Al fondo, el pico San Millán.
Continuamos por la pista perdiendo más altitud hasta colocarnos al nivel del arroyo Malo, que desciende directamente de las laderas del San Millán. Cruzamos por un puentecito el punto donde desemboca el arroyo Reuta sobre el Malo. A partir de este punto, solo nos resta continuar por una amplia pista (ya carrozable) hasta el pueblo de Pineda de la Sierra, que queda aún a unos dos kilómetros aguas abajo.

Bajando por el Monte Eriduelo del Trigaza.
El Barranco Malo baja impetuoso al juntarse con el arroyo Reuta.




Trigaza desde Pineda de la Sierra


Notas:

- La ruta puede ser dura, sobre todo en sus tramos finales, para los no acostumbrados a las largas caminatas.
- Si quedan fuerzas, merece la pena acercarse a la cima donde se halla la estación repetidora.
- Desde la cumbre del Trigaza es posible crestear hasta el cercano San Millán.

Entradas relacionadas:


Mapa topográfico



Perfil de elevación

Ver y descargar track en Wikiloc

No hay comentarios:

Publicar un comentario