sábado, 24 de agosto de 2013

La Muela de las Mamblas

El curioso perfil orográfico de estas montañas ha puesto acertadamente nombre a la Sierra de las Mamblas, pues la palabra latina "mamulas" significa pechos de mujer. Desde el punto de vista geomorfológico, las Mamblas se corresponden con un sinclinal colgado. En su interior destaca sus espléndidos bosques de sabinares.


Mambla de la Muela.
La sierra se compone de una serie de alturas que discurren paralelas a la carretera Burgos-Soria por su lado NO. y unas extensas laderas por el lado sur pobladas de magníficos bosques.
De entre todas las alturas que la componen, destacan dos: la Muela y el Castillejo o Mambla de las Peñas Amarillas. Ambas son fáciles de ascender y ofrecen atractivos y sencillos paseos con magníficas vistas sobre la comarca de Lara y Valle medio del Arlanza.

Accedemos a la Sierra de las Mamblas por una senda entre sabinas.
Para llegar al entorno de la Muela, tomamos la carretera de Burgos a Soria. Una vez pasado Cuevas de San Clemente, estamos atentos al cruce hacia Quintanilla de las Viñas para al cabo de doscientos metros salirnos de la carretera a mano derecha y aparcar sobre un llano. Nos encontramos sobre el GR de la Demanda. Dejamos el coche precisamente mirando a la ladera norte de la Sierra de las Mamblas. La muela se ubica precisamente a nuestra derecha.

Caminamos entre sabinas y otras especies de hoja perenne..

Tomamos la senda del GR de la Demanda que pasa justo ahí (está señalizado con un cartel). 
Este camino, va ascendiendo suavemente entre sabinares buscando la cresta de la sierra. Es éste el camino que seguramente se usaba frecuentemente en el pasado para llegar a Covarrubias desde las Tierras de Lara.
Nos ubicamos en un portillo justo en la misma base de la Muela que queda a nuestra derecha, oculta su cumbre por estar cubierta toda la ladera de pinos.

Llegamos al collado en la base de la Muela.
Aunque el bosque que tenemos nos parezca impenetrable y no haber caminos claros, nos introducimos y vamos subiendo entre los árboles sin apenas dificultad. Solo hay que salvar la pendiente en algunos tramos empinada pero no hay mayores dificultades para en apenas quince minutos dejar los árboles atrás y salir a terreno descubierto, ya a la vista del anillo rocoso que circunda la plataforma superior de la Muela.


Subimos por la ladera dentro del bosque.
Accedemos a la plataforma superior que forma la cima de la Muela.
Lo primero que nos sorprende es la extensa alineación de piedras alineada por todo el borde rocoso de acceso a la meseta. Su anchura es de aproximadamente dos metros. Se trata de los restos de una antigua muralla datada en la Edad del Hierro, ya que todo la meseta fue un castro celtibérico. Justo enfrente nuestro, divisamos Peñalara, con una muralla similar en su acceso. Además de los restos de muralla, encontramos más alineaciones y restos de construcciones.

Restos de la antigua muralla celtibérica por su lado este.
Castro de la Muela.
Desde el punto en que nos encontramos, su borde oriental, disfrutamos de magníficas vistas sobre la comarca media del Arlanza. Entre las alineaciones montañosas que divisamos destacan al norte: Peñalara y la Sierra del Mencilla; al este y siguiendo la cumbre donde nos encontramos: Sierra de las Mamblas y Gayúbar. Hacia el SE. destaca la silueta inconfundible de la Peña Carazo y un poco a su derecha el Valdosa destacando entre las Peñas de Cervera. Hacia el oeste, se atisba el pico de la Mambla de las Peñas Amarilla o Castillejo, máxima altitud de toda la Sierra. La contemplaremos mejor al descender por el otro lado de la meseta.

Vista de la Sierra del Carazo.
Vista de la Sierra de las Mamblas y su continuación el Gayúbar.
Sierra de las Mamblas. Al fondo, la peña Carazo.
Peñas de Cervera. A la derecha, el Valdosa (1406 metros) su máxima altitud.
La meseta de la Muela es pedregosa, áspera, desnuda. Al fondo, en su centro, se atisba un hito montañero señalando la máxima altitud. Nos acercamos. Junto a ella, un refugio de piedra. Apreciamos pequeños restos de tejas por el suelo señal inconfundible de antiguos asentamientos humanos. Los buitres sobrevuelan el entorno continuamente, dándole un sabor más salvaje al entorno.

Hito montañero y restos de refugio en la cima de la Muela.
Disfrutamos de las vistas que tenemos, descansamos y emprendemos el descenso por el lado occidental, cuyo borde está cercano. Este lado de nuevo se halla flanqueado por los restos de muralla, al ser la ladera accesible. Frente a la ladera, la imponente vista de la Mambla de las Peñas Amarillas o Castillejo, llamada también así por la forma rocosa de su cima con aspecto de fortificación.

Restos de muralla en borde occidental.

Los restos de la muralla se desparraman por la ladera.
Mambla de las Peñas Amarillas y ladera de descenso..
Entre las rocas, fácilmente encontramos un portillo para emprender el descenso por la ladera, que será libre. La pendiente es algo elevada, no entrañando ninguna dificultad en cualquier caso.

La Muela vista desde el Castillejo en invierno.
Descendemos y nos acercamos al collado que separa las dos Mamblas tras atravesar un pequeño bosque de pinos. 
Desde aquí, solo tenemos que bordear la peña que hemos visitado en sentido de las agujas del reloj. Para ello encontramos fácilmente una senda que tomamos y recorremos por ella la base de la Muela.

Manantial en la base de la Muela.
A medio camino, atravesamos un pequeño cortado por donde brota un manantial que en esta época del año (junio) aún mana agua.

Bosquete en la base de la Muela.
Siguiendo por la senda y tras atravesar de nuevo un pequeño bosquete de sabinas y pinos, llegamos al portillo por donde ascendimos desde el valle, tras lo cual descendemos por la misma senda y llegamos al coche.


Muela de las Mamblas



Notas:
- A la Mambla de las Peñas Amarillas o Castillejo se asciende mejor desde Cuevas de San Clemente o Mecerreyes tras una aproximación entre bosques.
- En el collado entre la Muela y el Castillejo se sitúa la ermita de Nuestra Señora de las Mamblas perteneciente a Covarrubias. A ella se puede acceder tras una breve ascensión desde la carretera de Burgos-Soria, o en vehículo por una pista desde Covarrubias o, caminando desde Hortigüela tras una larga aproximación por bosques de sabinas atravesando toda la Sierra de las Mamblas.

Mapa topográfico



Perfil de elevación

Ver y descargar track en Wikiloc



jueves, 22 de agosto de 2013

Circo de Gredos

La Sierra de Gredos ocupa el sector occidental de la Cordillera Central y alberga sus máximas alturas. Casi íntegramente se emplaza en la provincia de Avila y se prolonga por las Sierras de Francia y Gata en las provincias de Salamanca y Cáceres. El culmen de la sierra se alcanza en el llamado Circo de Gredos, donde se alcanzan alturas por encima de los 2400 metros rodeando una laguna glaciar. Con diferencia, es el lugar más visitado de toda la Sierra de Gredos y bajo mi punto de vista uno de los más bellos enclaves montañosos que pueden encontrarse en España.


Para acceder al Circo de Gredos, nos trasladamos a la Plataforma, extensa planicie-aparcamiento desde comenzaremos la ruta. La carretera que nos lleva a la Plataforma sale del pueblo de Hoyos del Espino. Se accede desde Avila partiendo por la carretera al Barco de Avila para desviarse al poco de salir de la ciudad hacia Arenas de San Pedro. Tras bajar el Puerto de Menga y antes de llegar al del Pico, hay que coger el ramal a la derecha que nos llevará hasta Hoyos. Justo a la entrada del pueblo a la izquierda, tomamos el desvío a la plataforma.
Aparcamos y comenzamos la ascensión, los primeros metros por una pista empedrada que nos sube hacía unas praderas.

Comenzamos la ascensión desde la Plataforma por una pista empedrada.
Estos prados se encuentran a menudo encharcados formando extensas lagunas de montaña.


La pista se va estrechando y se transforma en senda. Todo el recorrido está muy señalizado y en épocas de buen tiempo es muy frecuentado. Tras pasar las praderas, frecuentemente encharcadas, la senda se va aproximando al borde norte del circo y se va estrechando.
Llegamos a un mirador, primera perspectiva del circo, que se presenta a nuestra izquierda. Al fondo, abajo, la laguna con el refugio Elola rodeado por cumbres de más de 2400 metros, la mayor de las cuales, el pico Almanzor (2592 metros), es el techo de Castilla y León
A la derecha, el barranco del circo, una larga garganta de 20 kilómetros.

Avanzamos hacia el Circo por una pista empedrada.
Continuamos la senda y comenzamos a descender en zigzag perdiendo altitud, ya que el refugio, junto a la laguna, se halla metros más abajo.
Todo el recorrido es placentero y no ofrece grandes dificultades. Las vistas sobre el Circo son grandiosas. En invierno el espectáculo de montañas nevadas es espectacular.

Praderas antes de descender a la laguna.
Tras recorrer la ladera y situarnos en la parte inferior, llegamos a las orillas de la laguna.

Impresionante barranco del Circo de Gredos, desagüe natural de la laguna.
Vista de el Circo de Gredos desde el Portillo que sube desde la Plataforma.
La senda bordea la laguna buscando su orilla oeste donde se ubica el refugio Elola.
El refugio, es muy frecuentado y es posible dormir. Su emplazamiento rodeado de montañas superiores a 2400 metros es espectacular.
Desde aquí podemos emprender varias excursiones a las diferentes cumbres que lo rodean. la más atractiva es la ascensión el pico Almanzor (2592 metros), el techo de Castilla y León, ubicado justo en el límite entre las provincias de Avila y Cáceres.

Laguna de Gredos y montañas circundantes.
El Circo al comienzo del invierno.
Laguna de Gredos.
Refugio Elola.
Tras aprovisionarnos de agua y descansar, emprendemos el camino de vuelta. Será exactamente por el mismo itinerario que trajimos a la ida.Hay que tener en cuenta que puede hacérsenos algo más duro que el camino de ida, ya que ahora tenemos que remontar la ladera de descenso al circo pero en sentido inverso.

La laguna se halla rodeada de rocosas laderas.


Circo de Gredos


Notas:

- Desde el refugio de Gredos pueden emprenderse las ascensiones a los picos circundantes, el mayor de los cuales es el Almanzor (2592 m.).
- En invierno el acceso al Circo puede ser complicado por la presencia de nieve. 
- Al Circo de Gredos también se llega por el barranco del mismo nombre desde Navalperal de Tormes.
- Partiendo de la cara sur de Gredos, puede accederse por el barranco de los Galayos hasta La Mira, desde donde tras una larga travesía, se enlaza con la pista que sube de la Plataforma.



Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc

domingo, 18 de agosto de 2013

De Torresandino a Tórtoles de Esgueva en bicicleta

El Monasterio de los Valles fue un convento ubicado entre Torresandino y Villovela de Esgueva, en la comarca del Cerrato burgalés. Hoy sus ruinas aún son ostensibles y se emplazan sobre la ladera de un vallejo que cae del páramo al Valle del Esgueva. Su visita y recorrido desde Torresandino tiene gran interés por la gran variedad de paisajes y entornos que atravesamos.

La ruta ciclista partirá del pueblo de Torresandino. Para llegar, hay que salir por la A-1 desde Burgos para nada más pasar Lerma desviarse en Quintanilla de la Mata. En el centro del pueblo, dejamos el coche y emprendemos el recorrido en bicicleta.

Torresandino: ayuntamiento e iglesia.

Torresandino: Plaza.
Desde el pueblo, salimos por la carretera que se dirige a Olmedillo de Roa y tomamos el desvío por la derecha para desembocar sobre una amplia pista. Ésta discurre por el valle del Esgueva, quedando el río a nuestra izquierda. Estamos en verano y el paisaje es amarillento. No hace excesivo calor afortunadamente.
Tras recorrer como unos tres kilómetros desde el pueblo, vemos a mano derecha un ramal que sin excesiva pendiente asciende hacia el páramo. Al fondo del camino, se atisban ya los restos del Monasterio de los Valles

Subimos desde el valle hacia las ruinas del Monasterio de los Valles.
Subimos hacia las ruinas. Según vamos acercándonos, vamos apreciando las grandes dimensiones de las ruinas. Sin duda tuvo que ser un gran edificio y aún parece que pueda ser recuperable, ya que grandes trozos de muros se mantienen en pie.
Junto a su muro norte se halla adosado un corral de ganado, que muestra el grado abandono que ha tenido este templo.
Los orígenes del monasterio no son claros, parece que fue fundado entre los siglos XIV y XV y fue abandonado como tantos otros tras la desamortización de Mendizábal en 1835. desde entonces, terreno y ruinas son propiedad privada. La sensación que tenemos es que pueda ser recuperado algún día. Con precaución, paseamos entre las ruinas, admirando la iglesia, muros, arcos, etc...

Ruinas del Monasterio de los Valles.

Cabecera de la antigua iglesia conventual.
Descendemos de nuevo al valle y continuamos por la pista que traíamos desde Torresandino. Mientras bajamos, apreciamos una buena vista del valle y el pueblo de Villovela que se atisba al fondo a la izquierda entre choperas.

Vista del Valle del Esgueva desde las ruinas del monasterio.
Continuamos unos dos kilómetros más valle abajo y llegamos a un gran cruce de caminos donde se ubica la diminuta ermita de  Santa Lucía. Justo junto a ella, nace el camino que nos debe llevar al pueblo de Villovela de Esgueva. La tomamos, pasamos el río Esgueva por un puente y visitamos el pueblo. A la entrada, tenemos una fuente donde podemos llenar la cantimplora. La iglesia de Villovela está en buen estado.

Valle del Esgueva y pueblo de Villovela.
Tras visitar el pueblo, retornamos al cruce de la ermita y en vez de continuar valle abajo, tomamos el ramal que sube al páramo, abandonando el valle.

Villovela de Esgueva: iglesia de San Miguel Arcángel.
Ermita de Santa Lucía.
La pista se estrecha y gana altitud con rapidez. Abandonamos el valle y ganamos el páramo tras pasar un pequeño bosquete de matorral. Tras un pequeño esfuerzo, nos posicionamos sobre el páramo de Cerrato, rodando por sendas entre trigales y pastos.
Entramos de nuevo en un monte de matorral y comenzamos a descender por una senda montaraz hasta desembocar en un ensanchamiento donde se ubica una gran balsa de captación de agua para riego. Nos hallamos directamente sobre el pueblo de Tórtoles aunque aún no es visible. Sobre la laguna divisamos algunas aves acuáticas.

Llegamos a la balsa de agua sobre Tórtoles.
La balsa es buen sitio para descansar. Seguimos por la pista que traíamos. Pasamos la pequeña presa y vamos bajando por la pista hacia el valle. Tórtoles es ya visible y desembocamos sobre la carretera que lo une con Villovela junto a la ermita de San Isidro, ubicada sobre un altozano.Llegamos a Tórtoles de Esgueva.

Descendemos de nuevo al Valle del Esgueva junto a Tórtoles.
Es éste un pueblo grande, con largas calles y espléndida iglesia, muy cerca ya de la frontera de la provincia de Burgos con la de Palencia.
Visitamos las calles. Podemos tomar algo en el bar. Vemos la plaza y la iglesia, de grandes dimensiones. 
Para retornar, haremos la ruta circular, así que saldremos por un camino que sube al páramo por el lado norte del pueblo cerca de la entrada de la carretera. El camino abandona el pueblo justo al lado del antiguo convento de monjas, hoy reconvertido en hospedería. La pista subirá al páramo por una empinada pendiente. 


Tórtoles de Esgueva




Iglesia de San Esteban.
Ex-convento de Santa María.
Subiendo al páramo.
El calor va apretando, pero conseguimos de nuevo situarnos sobre el páramo. Amplios horizontes. La sensación que tenemos es de inmensidad y de soledad.

Dejamos Tórtoles atrás y subimos al páramo de Cerrato.
Vamos recorriendo largas rectas por caminos entre tierras de pastos. Dejamos muchos corrales de ganado y tenadas abandonadas, muestras de la intensa vida ganadera que tuvieron que tener estos lugares.
Rodamos así varios kilómetros. Continuamente nacen caminos y sendas, por lo que es recomendable llevar un GPS para no perderse o tomar el camino incorrecto. En todo caso, vamos siempre hacia el norte y dejando más o menos lejos la caída al valle a nuestra izquierda. Al ser los horizontes muy planos y sin referencias, no es fácil guiarse correctamente.

Volvemos por el páramo.
El camino se hace largo a ratos. Por fin, tomamos el desvío a la derecha que nos bajará al valle, pasando de nuevo por las ruinas del monasterio. Si no lo hemos visitado en la ida, es éste buen momento para realizarlo.
Una vez llegados al valle, solo tenemos que recorrer los escasos tres kilómetros que nos separan de Torresandino, origen de nuestro recorrido.



De Torresadino a Tórtoles de Esgueva en bicicleta


Notas:
- En Torresandino y Tórtoles son pueblos grandes donde hay bar.
- La visita a las ruinas del monasterio puede realizarse a la vuelta en vez de a la ida.
- Cerca de Torresandino se pueden visitar las bodegas de Villatuelda con sus misteriosas caras esculpidas en una de las bodega.
- La ruta está bien descrita con todo detalle en la guía "Red de senderos de pequeño recorrido de la Ribera del Duero Burgalesa".






Mapa topográfico



Perfil de elevación



Ver y descargar track en Wikiloc