sábado, 21 de marzo de 2015

Alrededor de Castrovido en bicicleta

La ruta ciclista partirá de Salas de los Infantes, para tras pasar los pueblos de Hacinas y Castrillo de la Reina, cruzar el río Arlanza. Siguiendo por la margen derecha, llegaremos a las ruinas del Monasterio de Alveinte, en las proximidades de Monasterio de la Sierra. Retornaremos a Salas por carretera siguiendo la orilla del río junto al área donde se ubicará la futura Presa de Castrovido. El recorrido completo supone 45 kilómetros y el desnivel acumulado es reducido. Se recorren así pues extensas áreas deshabitadas, varios núcleos de población y apartados lugares interesantes.

Llegamos a Salas de los Infantes saliendo de Burgos por la carretera de Soria. En el centro de la localidad aparcamos los coches y montamos en la bicicleta.
El primer destino de nuestro extenso itinerario, en que recorreremos una enorme extensión del Alto Arlanza, será el pueblo de Hacinas, muy cercano. Para ello saldremos por la carretera que por el barrio sur se dirige a la carretera nacional N-234.


Salas de los Infantes

Tras pasar junto a la antigua estación, dejamos la carretera y nos desviamos a la izquierda para continuar por una pista en buen estado, es el antiguo camino de Salas a Hacinas. 
Por este camino llegamos en apenas dos kilómetros al pintoresco pueblo de HacinasDesde lejos, destaca el peñón rocoso donde se ubica su iglesia y el famoso campanario sobre una peña aislada. Hacinas tiene muchos atractivos aparte de su iglesia. En la plaza podemos encontrar algunos ejemplares de arboles fósiles y un gran rollo jurisdiccional. Para visitarlo nos tenemos que apartar muy poco del camino que traíamos.

Hacinas



Tras visitar el pueblo, retornamos al camino de Salas para continuar por él hacia el siguiente destino: el pueblo de Castrillo de la Reina. Si no conseguimos encontrar la pista, hay que tener en cuenta que se ubica exactamente el norte de la localidad tras la iglesia.
Hay que decir que en todo el recorrido deberemos tomar y realizar muchos cambios de pistas sin señalización alguna, por lo que es altamente recomendable llevar un GPS.
El camino de Hacinas a Castrillo de la Reina es también una amplia pista en general en buen estado. El recorrido es esta vez grande ya que nos separan casi cuatro kilómetros. La pendiente es muy reducida, podemos rodar a gran velocidad. A ambos lados solo tenemos terreno montuoso, de vegetación reducida. Al fondo a la izquierda nos acompaña el perfil sinuoso de la Sierra de Neila.
Desde lejos divisamos ya el extenso caserío de Castrillo de la Reina donde entramos tras incorporarnos a la carretera unos metros antes de las primeras casas junto al cruce Moncavillo. La carretera recorre la calle principal que atravesamos y recorre longitudinalmente todo el pueblo.

Atravesamos la calle principal de Castrillo de la Reina.
Castrillo de la Reina es un pueblo grande, con muchas casas en buen estado de conservación y una enorme iglesia.
Nada más abandonar la última casa, abandonamos la carretera por la izquierda justo en el punto indicado como Covacha de Santiuste donde se halla una curiosa ermita rupestre. Buen sitio para descansar y tomar fuerzas ya que desde aquí no encontraremos ningún lugar habitado hasta Monasterio de la Sierra, distante más de 18 kilómetros que nos llevarán algo más de dos horas y media.

Castrillo de la Reina. A la izquierda: Covacha de Santiuste.
En este recorrido por terrenos semisalvajes, atravesaremos largos tramos de monte, cruzaremos el río Arlanza y recorreremos su orilla hasta alcanzar las ruinas del Monasterio de Alveinte, ubicado en un espectacular paraje.

El río Arlanza a su paso cerca de Castrillo de la Reina.
Así pues, desde Castrillo de la Reina debemos primero descender al entorno del Arlanza. Para ello rodamos largos trechos por monte bajo y manchas de roble. En la estación en que nos encontramos se presenta el terreno firme y seco.
Son parajes solitarios y poco frecuentados. En este tramo es imprescindible llevar GPS ya que los caminos aparecen y desaparecen y no coinciden exactamente con los mapas que llevamos.

Cruzamos el Arlanza por un rústico puente.
Poco a poco vamos descendiendo hacia la orilla del Arlanza, a donde llegamos. Ésta se presenta cubierta de extensas praderas verdes que contrastan con agrestes peñascos entre los cuales las aguas se abren paso. Atravesamos el río por un rústico puente y continuamos ya por una más marcada pista que recorre la orilla contraria cambiando de dirección y dirigiéndose hacia el NO.


El río se introduce en un pequeño desfiladero donde sus laderas se hallan deforestadas porque han sido talados sus árboles para aprovechamiento de la madera ya que toda esta zona quedará bajo las aguas del futuro Pantano de Castrovido.


Recorremos bastantes kilómetros siguiendo la orilla. Todo lo que vemos quedará inundado. El camino se estrecha en algunos puntos según el cause se va estrechando y ampliando. 

Ruinas del Monasterio de Alveinte, en Monasterio de la Sierra.
Tras recorrer casi cinco kilómetros, debemos estar atentos para abandonar el camino y subir el pequeño talud por la derecha que nos acerque a los restos del Monasterio de Alveinte, muy cercano al cauce del río, pero invisible desde su orilla. Si nos pasamos y no salimos en el punto correcto, no nos quedará más remedio que continuar sin salida posible siguiendo el río hasta las inmediaciones de las obras de la presa aguas abajo.


El Monasterio de Alveinte

Las ruinas que vemos son los restos del antiguo cenobio abandonado en el siglo XIX tras la desamortización de Mendizábal. Hoy sus restos invadidos por la maleza junto al Arlanza siguen resistiendo el paso del tiempo nostálgicamente. Se trata de uno de los monasterios más alejados de cualquier núcleo habitado que hay en la provincia. De lo que fue solo quedan los restos del ábside de lo que fue su iglesia y la línea del muro exterior. Tras los kilómetros pasados, es éste perfecto lugar, bajo el silencio de las ruinas, para comer, descansar y "escapar del mundanal ruido".

Desde el monasterio, tomamos un claro camino que sale hacia el norte a la búsqueda del pueblo de Monasterio de la Sierra. Este camino atraviesa preciosos tramos flanqueados de vetustos robles y hayas. El monte San Vicente, que queda nuestra derecha, parece salvaje e inexpugnable por al abigarrada vegetación que cubre sus laderas.
En media hora más, llegamos a las inmediaciones del pueblo de Monasterio de la Sierra, enclavado en uno de los lugares más apartados y bellos de la ladera norte de la Sierra de la Neila. En otra entrada de este blog ya se ha relatado la excursión que desde este pueblo nos lleva a visitar el paraje del Castillejo (ver entrada: El Castillejo: La Ciudad Encantada de Burgos).

Llegamos a Monasterio de la Sierra.
Monasterio de la Sierra bien merece una parada y un paseo por sus calles, que conservan todo el sabor de las construcciones tradicionales de la Sierra de la Demanda. La carretera que viene desde Salas de los Infantes muere en el pueblo.


Monasterio de la Sierra

Tras atravesar su calle principal, saldremos por la carretera, junto a la iglesia, que invariablemente nos debe llevar a Salas de los Infantes. Cualquier otra alternativa para retornar por pistas es inviable, ya que a nuestra izquierda siempre nos acompañará abajo salvaje el río Arlanza (y las obras de la presa). A nuestra derecha el terreno es agreste y se aleja de la carretera, sin caminos practicables. Así pues todo lo que nos resta hasta Salas de los Infantes lo cubriremos por carretera. Afortunadamente se trata de un recorrido tranquilo, sin apenas tráfico sin pendientes destacables, por lo que se trata de un agradable paseo en el que podemos disfrutar del paisaje y el entorno natural que nos rodea.
Tras dejar la ermita de San Pantaleón a la izquierda, pasaremos por la diminuta aldea de Terrazas, junto al río de nuevo, ya muy cerca del área de obras del muro de la futura presa. que contemplamos a nuestra izquierda y nos preguntamos cuantos años más deben pasar hasta que se inaugure.

Terrazas.
En apenas un kilómetro más, llegamos al cruce del pueblo de Castrovido, a nuestra izquierda al otro lado del río. El caserío se ubica en la base del monte donde se yergue la silueta del Castillo de Castrovido.

Vista de Castrovido con su castillo vigilante detrás.
Si queremos visitar el pueblo y le castillo, debemos salir a la izquierda y atravesar el puente sobre el Arlanza. Al castillo se accede por una empinada senda que nace de las últimas casas del pueblo.

Ruinas del castillo de Castrovido.
Vista de Castrovido con la Peña Carazo de fondo.
En apenas dos kilómetros desde Castrovido, entramos en Salas de los Infantes por su barrio de Costana, junto a la iglesia de Santa Cecilia y ubicado en la orilla derecha del Arlanza. 
Antes de entrar en las primeras casas, dejaremos a la derecha Peña Rota, curioso conjunto de promontorios rocosos horadados por antiguos eremitas.
Peña Rota.
Barrio de Costana: iglesia de Santa Cecilia.

ALREDEDOR DE CASTROVIDO EN BICICLETA
DificultadAlta, por su longitud y terreno abrupto
CiclableSí.
CircularSí.
OrientaciónDifícil ya que hay muchos cruces y cambios de pistas.
Época recomendableDe mayo a octubre.
InicioSalas de los Infantes.
Distancia de Burgos57,9 kilómetros.
Tiempo total4 horas 20 minutos.
Distancia total45,1 kilómetros.
InterésPueblos pintorescos, Alto Arlanza, ruinas del Monasterio de Alveinte.
Altitud mínima901 m.
Altitud máxima1164 m.
Mapas1:25000: 0277-4 Salas de los Infantes; 0278-3 Lagunas de Neila; 0315-2 Castrillo de la Reina; 0316-1 Quintanar de la Sierra.
1:50000: 0277 Salas de los Infantes; 0278 Canales de la Sierra; 0315 Huerta del Rey; 0316 Quintanar de la Sierra.






Notas:
- El recorrido es largo y transcurre por terreno en su mayor parte blando, porque lo que hay que evitar épocas de lluvias. La mejor época es el verano y el otoño temprano
- En casi todos los pueblos podemos encontrar bares abiertos.
- Cuando se realizó esta ruta (2007) era posible acceder al tramo entre el río Arlanza junto a Castrillo hasta las ruinas de Alveinte. A día de hoy y debido a los trabajos de la futura presa, no se puede asegurar que este tramo sea viable o directamente cerrado al paso.
- Las ruinas del Monasterio de Alveinte pueden ser visitadas fácilmente partiendo del pueblo de Monasterio de la Sierra.


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico

Perfil de elevación

Ver y descargar track en Wikiloc



No hay comentarios:

Publicar un comentario