sábado, 2 de mayo de 2015

Desfiladero de la Yecla

El desfiladero de la Yecla es lugar visitado y conocido por muchos burgaleses. En la ruta de hoy aparte de recorrer la garganta, subiremos por los riscos que se precipitan por su lado oeste visitando los restos de un interesante castro celtibérico. Contemplaremos la garganta y su entorno desde otra perspectiva.

El desfiladero de la Yecla se halla muy cerca de Santo Domingo de Silos.Partiendo de Burgos podemos llegar de varias maneras. La más rápida es saliendo por la carretera de Soria, tomar el desvío en Cuevas de San Clemente hacia Covarrubias. 

Carretera de subida a la Yecla desde Silos.
Tras atravesar la localidad, tomamos la carretera comarcal que por Retuerta nos lleva a Silos. Justo en la rotonda anterior a la localidad, parte el desvío a la Yecla. Tras pasar el túnel, dejaremos el coche en el apeadero habilitado para los vehículos junto a la carretera.

Dejamos el coche junto a la carretera nada más pasar el túnel.
El camino que desciende y recorre la garganta se halla junto al aparcamiento, pero el recorrido que haremos será el inverso. Partiendo de la carretera, nos dirigiremos primero al pueblo de Hinojar de Cervera, muy cercano, pero totalmente oculto desde donde estamos.
Para ello, caminamos por la carretera en dirección contraria al túnel. En apenas 200 metros, nos salimos a la derecha por un marcado camino que siguiendo la margen de un arroyo nos lleva hasta el pueblo. También podemos llegar por la carretera un poco más adelante.

Hinojar de Cervera se halla muy cercano, a menos de un kilómetro de la carretera. 

Su entorno está limitado al oeste por la mole de la Peña Cervera y al norte por el cordal de riscos que recorre de E. a O. todo el valle donde se halla Silos.
Entramos en Hinojar de Cervera por la carretera.
Se trata de un alargado anticlinal calizo, muy erosionado, una de cuyas cluses es precisamente el desfiladero de la Yecla.

La garganta vista desde Hinojar.
Entramos en Hinojar. Tranquila localidad de pequeñas dimensiones. Atravesamos la calle principal hasta la iglesia desde donde salimos por un sendero que nace a mano derecha de la calle. Este camino es el que se dirige hacia el pueblo de Barriosuso, valle arriba, pero nosotros solo recorreremos su tramo inicial unos doscientos metros hasta salirnos de él a mano derecha e incorporarnos a un sendero que asciende ya por la ladera de la cresta.

Salimos de Hinojar por el camino de Barriosuso.
Este camino gana altitud en zigzag. La pendiente nunca llega a ser muy fuerte. Según subimos, vamos dejando Hinojar abajo y las vistas sobre la Peña Cervera detrás nuestro se van engrandeciendo.

Tenemos buenas vistas sobre Hinojar y la Peña Cervera.
El camino llega rápidamente hasta la cresta. Aunque no hay peligro, es necesario tener cuidado al caminar porque el terreno es muy irregular y salpicado de piedras desgajadas de la roca. Llegamos al cordal. Por él, sólo tenemos que continuar a mano derecha, siguiendo una tenue pero sin pérdida senda que nos llevará hasta el mismo extremo encima del desfiladero. El camino es fácil y agradable entre sabinas. A medida que nos acercamos al borde, la cresta se va estrechando. En apenas trescientos metros, nos topamos con una gran acumulación de piedras de lado a lado del camino. Se trata de los restos de la antigua muralla que cerraba y protegía el castro celtibérico que hubo aquí en la Edad del Hierro. Los atravesamos con facilidad y continuamos.

Restos de la muralla oeste del poblado.
Estamos hablando de un poblado de hace 2500 años, anterior a la ocupación romana. Son ya varios los castros celtibéricos que hemos relatado en este blog ubicados en la comarca de Cervera, lo que da idea de que estas montañas fueron habitadas desde muy antiguo al servir de excelentes atalayas para la defensa.



Continuamos y llegamos a un ensanchamiento de la cresta, despejado de árboles, ya muy cerca del cortado. Aquí observamos multitud de restos. Por su lado sur hay una gran barrera de piedras que protegían el acceso por ese flanco. Por su lado norte también hay restos más desperdigados. En el interior, se aprecian muchas hondonadas, hoy vacías, que sugieren ser los restos del fondo de las cabañas que debió de haber aquí. Llaman la atención sus reducidas dimensiones.

Salimos de la explanada y continuamos por la cresta, que se estrecha, por lo que debemos caminar superando las piedras que van dejando grandes caídas a ambos lados. Si tenemos un poco de cuidado, podemos acercarnos bastante hasta la misma vertical de la garganta. 


En este punto límite, las panorámicas sobre  la garganta y los valles al sur y norte son excepcionales. Al otro lado del cortado, contemplamos los riscos que suben hacia el pico Santa Bárbara (en una futura entrada de este blog se publicará su ascensión desde Silos). No faltan los buitres que vigilan estos riscos incesantemente desde las alturas.

Tras admirar el paisaje, retornamos a la explanada donde se hallaban los restos del poblado y deshacemos el camino. Para retornar a la Yecla, en vez de volver por Hinojar, descenderemos por la ladera norte. Continuamos por la cresta un poco más hasta toparnos con un marcado camino que sube desde el pueblo. Nos incorporamos por la derecha y en apenas cincuenta metros más, de nuevo nos salimos para tomar otro camino, más marcado aún, que baja por la derecha hacia la carretera.
Por este camino, que se introduce en el pinar, descendemos fácilmente hasta la carretera, justo a la entrada del túnel. El coche lo tenemos en el otro lado.


Qué mejor final de excursión que recorrer la garganta. Para ello bajamos por unas escaleras, a la izquierda del túnel, y recorremos el interior del desfiladero por las pasarelas habilitadas. 
Estamos en primavera temprana y las nieves han sido generosas, por lo que el río del Helechal va caudaloso, por lo que los saltos de agua y las marmitas de gigante están en su máxima actividad.


M




DESFILADERO DE LA YECLA
El desfiladero es un cañón muy angosto de paredes verticales alcanzando 100 metros de altura y 1200 metros de longitud por donde fluye el arroyo del Helechal. Tiene una dirección S-N y su traza es perpendicular a las estructuras geológicas del sector noroccidental de la Cordillera Ibérica. Su origen se debe a la existencia de galerías endokársticas preexistentes en el macizo calcáreo condicionada a la vez por la existencia de una fractura que ha favorecido la circulación de agua y formación de un conducto, producto de la disolución del carbonato cálcico. El conducto ha terminado por provocar desplomes y derrumbes . En el fondo podemos observar un amplio catálogo de formas morfológicas: sumideros, marmitas de gigante, cascadas, rápidos y bloques encajados por caída de los cantiles. En las paredes: concreciones calcáreas, meteorización lineal producido por goteo de ácidos húmicos, superficies pulidas por la erosión del agua y extraplomos que denotan niveles de circulación en el pasado. La palabra "Yecla" parece proceder del íbero, por referencia a las palabras IETA; LLECA; ELA:



En veinte minutos, saldremos de la garganta al otro lado del túnel junto al aparcamiento donde habíamos dejado el coche.



DESFILADERO DE LA YECLA
Dificultad
Media por transcurrir por terreno agreste por el castro.
Ciclable
No.
Circular
Sí.
Orientación
Media, saliendo de Hinojar hay que tomar el camino correcto para subir al castro así como el de descenso a la Yecla.
Época recomendable
Todo el año.
Inicio
Aparcamiento junto al túnel.
Distancia de Burgos
61 kilómetros.
Tiempo total
1 hora 50 minutos.
Distancia total
5,5 kilómetros.
Interés
Garganta de la Yecla, restos del castro, panorámicas de las Peñas de Cervera, cercanía de Santo Domingo de Silos.
Altitud mínima
977 m.
Altitud máxima
1160 m.
Mapas
1:50000: 0135 Santo Domingo de Silos.
1:25000: 0135-1 Santo Domingo de Silos.



Notas:

- Podemos combinar la excursión a la Yecla con una visita a Santo Domingo de Silos y su monasterio. También podemos parar en Covarrubias durante el camino de ida o vuelta.
- En Santo Domingo de Silos también se ubica otro monasterio, mucho menos conocido pero que merece la pena visitar. Se trata del rehabilitado Monasterio de San Francisco de Silos, hoy totalmente reformado en hospedería y museo del Monacato. Se halla muy cerca de la rotonda anterior a la Yecla.


Entradas relacionadas:

Ver y descargar track en Wikiloc

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada