sábado, 28 de febrero de 2015

Merienda desde el Pantano de Uzquiza

El Merienda es una montaña perteneciente a la serie de cumbres que se desparraman desde el cordal principal de la Sierra del Mencilla por el norte hacia el Pantano de Uzquiza. Se trata de la cumbre más prominente tras el pico La Cerca y es fácilmente identificable desde la carretera de Ibeas de Juarros a Pradoluengo si miramos al otro lado del embalse. Su ascensión es sencilla y fácil, saliendo desde la misma presa del pantano.

El Merienda visto desde la carretera a Pineda de la Sierra

Para llegar al Pantano de Uzquiza, saldremos por la N-120 Burgos-Logroño y nos desviamos en Ibeas de Juarros hacia Pradoluengo. Nada más pasar el pueblo de Villasur de Herreros, llegaremos al entorno de la presa, donde aparcamos junto al muro.
El pico Merienda, oculto sobre la vegetación es visible ya sobre la otra orilla.
Cruzamos la presa por la carretera que la atraviesa colocándonos en la otra orilla.

Presa de Uzquiza

Ya en el otro lado, tomaremos el sendero que sale justo a mano derecha y que en su primer tramo desciende unos metros hasta enlazar con un amplio un cruce de caminos. Por la derecha, seguiríamos hasta el pueblo de Villasur de Herreros, nosotros tomamos la mano izquierda y rápidamente nos introducimos en un frondoso robledal.

Vemos Villasur de Herreros a nuestra derecha.
Desde aquí perdemos ya totalmente la referencia del pantano o de cualquier altura, ya que caminamos por el interior del bosque. En algo menos de un kilómetro, veremos un panel señalizando el desvío a la mina la Ballarza. Nos salimos del camino y en apenas doscientos metros llegaremos al Área Recreativa Mina Vieja de Ballarza, donde visitamos la bocamina. El espacio ha sigo recuperado y hay mesas y bancos, además de bonitas vistas sobre la orilla salvaje sur del pantano de Uzquiza. Desde Villasur de Herreros podemos llegar prácticamente hasta aquí en coche subiendo por el camino referido anteriormente.

Son evidentes las trazas del pasado minero de estos caminos, cubiertos de trazas de carbón.
Tras visitar la mina, deshacemos el desvío hasta el camino que traíamos y continuamos por él.

Mina Ballarza

Poco a poco el camino asciende de nivel aumentando la pendiente, que nunca llega a ser muy fuerte. Abandonamos el bosque para salir a terreno descubierto. Al ganar altitud, visualizamos de nuevo las aguas azules del pantano de Uzquiza a nuestra izquierda y las alturas meridionales de la Sierra del Mencilla a nuestra derecha.


Seguimos ganando altitud con lentitud, recorriendo amplios y desolados espacios sin apenas vegetación. Continuamos unos dos kilómetros más hasta alcanzar las ruinas de las tenadas de las Llanadas, hoy reducidas a un montón de escombros desparramados entre prados y arbolitos ralos. Desde ellas, el sendero penetra de nuevo en el bosque emprendiendo ya la ascensión final a la cumbre del pico Merienda, invisible aún.

Vista de la Presa de Uzquiza desde el camino de subida.
El sendero se estrecha y zigzaguea por el bosque ganando altitud. La cumbre no es evidente, el bosque circundante enmascara su prominencia.
Restos de las tenadas de las Llanadas.
Último tramo hasta la cima.
Llegamos a la cima del Merienda (1302 metros). La cima no es más un calvero plano rodeado por bosque. Una gran torre de vigilancia señaliza el punto más alto de la cima, es la única evidencia de que estamos en la cumbre.

Torre de vigilancia sobre la cima del Merienda.
En el entorno de la torre descansamos, recuperamos fuerzas. Aún continuamos un poco el camino por el otro lado para comprobar si hay continuidad y pudiéramos recorrer toda la cresta para enlazar con el Picotas y la Vía Verde junto al embalse del Arlanzón pero en apenas cincuenta metros nos con una espesa muralla vegetal que nos impide continuar, no parece que haya salida por el sur.


Emprendemos el regreso a la presa exactamente por el mismo itinerario que hemos traído.

Entorno de la Presa de Uzquiza.
Aunque en un principio habíamos barajado la opción de descender hasta la orilla del pantano por su lado este (descendiendo de la loma a nuestra derecha según volvemos)  y volver siguiendo la orilla, descartamos esta opción totalmente al comprobar que la ladera está surcada de profundos barrancos por terrenos selváticos, que nos hacen desistir siquiera de intentar acercarse a la orilla, totalmente inaccesible.
Así pues continuamos cómodamente por el mismo camino hasta la presa y el punto inicial de nuestro recorrido.


MERIENDA DESDE EL PANTANO DE UZQUIZA
DificultadMedia, por su longitud y dificultades de orientación.
CiclableSí.
CircularNo.
OrientaciónMuchos cambios y cruces de caminos. Llevar GPS y/o mapas.
Época recomendableTodo el año.
InicioPantano de Uzquiza (Villasur de Herreros).
Distancia de Burgos28,5 kilómetros.
Tiempo total3 horas 50 minutos.
Distancia total13,3 kilómetros.
InterésSierra del Mencilla, Pantano de Uzquiza, minas.
Altitud mínima1047 m.
Altitud máxima1292 m.
Mapas1:50000: 0239 Pradoluengo.
1:25000: 0239-1 Villasur de Herreros; 0239-2 Pradoluengo.





Notas:
- El recorrido aunque largo, es sencillo y sin ninguna dificultad técnica, sin embargo conviene llevar GPS para no perderse.
- Al Merienda también se puede llegar desde el Pantano del Arlanzón recorriendo un tramo de la Vía Verde de la Sierra de la Demanda para desviarse por una pista a la derecha que sube a las tenadas de la Portilla y el Picotas. Desde aquí se enlaza monte a través con las tenadas de las Llanadas.
- El Área Recreativa junto a la mina es buen lugar para descansar. Es fácil llegar desde el pueblo de Villasur de Herreros.
- El recorrido fue realizado en verano. Por su trazado y pendientes, reúne todas las condiciones para una atractiva caminata invernal con raqueta/esquí de travesía.

Entradas relacionadas:

Mapa topográfico


Perfil de elevación

Ver y descargar track en Wikiloc

sábado, 21 de febrero de 2015

El río Tranco

El río del Tranco nace en la base del pico Trigaza, en el corazón de la Sierra de la Demanda. Durante casi diez kilómetros ha excavado un profundo barranco que separa la sierra en dos cordales hasta su desembocadura en el pantano de Uzquiza. De hecho, es uno de los principales aportadores de caudal del Arlanzón ya que evacúa gran parte del deshielo de las cumbres más altas de la Demanda. Su trazado puede recorrerse en algunos tramos siguiendo su orilla cuando está libre de vegatación. Aunque su recorrido transcurre íntegramente por alta montaña, dada su gran longitud y tener varios arroyos tributarios, se le concede más la categoría de río que de arroyo. Partiendo de la carretera de Pineda de la Sierra, penetraremos en el valle siguiendo su margen izquierda y retornaremos a la carretera unos kilómetros más arriba pasando por las inmediaciones del pico Haedito Oscuro. Recorreremos solitarios y muy poco visitados parajes de lo más profundo de la Sierra de la Demanda.

Saldremos por la carretera de Logroño hacia Ibeas de Juarros. Desde allí, tomamos el desvío hacia Pradoluengo-Pineda de la Sierra. Nada más pasar el cruce a este último pueblo, debemos estar atentos. Tras pasar un largo viaducto sobre la desembocadura del río Tranco, que ya vemos nuestra izquierda, veremos un entrante en la vegetación. Justo ahí, a la derecha, podemos dejar el coche sobre la cuneta. En las inmediaciones de lo que es hoy la desembocadura del Tranco sobre el pantano, se ubicaron hasta 1985 los hoy desaparecidos pueblos de Herramel y Villorobe, que se hallaban muy cercanos entre sí.


Ambos pueblos junto con Uzquiza, yacen hoy bajo las aguas del pantano. Los parajes que vamos a visitar y las tenadas y restos de muros abandonados que veamos, fueron seguramente recorridos y hollados por las gentes de estos pueblos a lo largo de los siglos.


Vista invernal del barranco del río Tranco desde el Haedito Oscuro.
Emprendemos el camino introduciéndonos por una senda que se introduce en la sierra siguiendo la orilla del río. En este primer tramo desde la carretera se presenta bastante libre de vegetación y el progreso es fácil.

Praderas junto al río ya próximo a su desembocadura en el Arlanzón.

Tenemos el río a nuestra izquierda. Dependiendo de la época del año, su entidad y caudal puede variar mucho. En épocas invernales y tras las nevadas, podemos encontrarlo muy crecido e incluso congelado. 

El caudal del río Tranco es muy variable dependiendo épocas del año.
En verano puede ser poco más que un exiguo arroyuelo semioculto entre la vegetación.


Según vamos avanzando hacia el interior del barranco, el sendero va variando en anchura. En algunos sitios se ensancha, en otros se convierte en una estrecha trocha, afortunadamente siempre encontramos continuidad. Nos acercamos a la orilla del río según subimos. Transcurridos dos kilómetros, continuamos por el lecho seco de un arroyo paralelo.

El río forma pequeños saltos de agua.
Nos adentramos poco a poco en la sierra. A ambos lados solo tenemos empinadas y forestadas laderas, ya que se trata de un arroyo de montaña. Pasamos junto a una bonita cascada sobre la que hay un improvisado puentecito de piedras por donde pasamos a la otra orilla continuando por ella.


Poco a poco nos vamos adentrando en lo más profundo de la Sierra de la Demanda. La soledad y el silencio nos acompañan. No es fácil ver a alguien por aquí. El camino se desarrolla entre árboles de variadas especies  y realiza una pequeña curva hacia el sur.

Restos de cabañas en el interior del barranco.



Salimos a un amplio espacio abierto, junto a unas praderas, ya a la vista de la montaña Haedito Oscuro, que queda a nuestra derecha. Seguimos camino por un hayedo. Tras dejarlo, subimos por un repecho a nuestra derecha para situarnos directamente sobre el barranco y el arroyo del Tranco que queda a nuestros pies a la derecha, bajo la molde del Haedito.

Debemos descender hacia la orilla y atravesar el río para emprender el retorno. 
Junto la orilla, en un amplio claro, encontramos restos de muros y edificaciones arruinadas (señal de que hubo una intensa actividad ganadera en esta zona).
La tarea de cruzar el río no es nada sencilla ya que la riberas se presentan plenas de espesa vegetación. El caudal no es despreciable. 


Buscamos el mejor vado por donde cruzarlo, siguiendo por la orilla y buscando el mejor lugar.


Con mucha precaución, conseguimos cruzar a la otra orilla, directamente sobre la empinada ladera que sube hacia la base del Haedito.

Vistas del interior de la Demanda desde las alturas del río Tranco.
Solo nos queda remontar la empinada pendiente. El desnivel es grande y la pendiente bastante fuerte, afortunadamente el terreno está limpio y podemos superar la ladera lentamente pero con facilidad, tomándonos nuestro tiempo.

Accedemos a la parte alta del barranco con la vista del Haedito Oscuro (1374 m.) a nuestra izquierda).

La ladera oeste del Haedito Oscuro es una amplia estepa despejada, surcada por varios caminos que bajan hacia el valle. Desde aquí tenemos también buenas vistas sobre el pico Trigaza, la Sierra del Mencilla y el entorno del Valle del Arlanzón río abajo.


Llegamos a las proximidades de una construcciones arruinadas, muy visibles desde lejos. Son las llamadas tenadas de Valhondillo. En su entorno, nace un amplio y evidente camino que sube hacia el norte. Por él, solo tenemos que recorrer los casi dos kilómetros que nos quedan para retornar bajando por un barranco en su tramo final hasta la carretera de Pineda de la Sierra.

Bajamos hacia la carretera desde el Haedito Oscuro.
Desgraciadamente nos encontramos a algo menos de un kilómetro del punto en que hemos dejado el coche, así que no nos queda más remedio que cubrir esta distancia por el margen de la carretera. Nos lo tomamos con calma y nos recreamos en el paisaje del pantano, que queda a nuestra izquierda hasta que llegamos al coche.

Retornamos al coche por la carretera junto al Pantano de Uzquiza.

EL RÍO TRANCO
DificultadMedia, por discurrir por terrenos no señalizados y agrestes.
CiclableNo.
CircularSí.
OrientaciónDifícil.
Época recomendableTodo el año excepto época de deshielo en primavera en que el río puede desbordarse.
InicioJunto al pantano de Uzquiza ( entre Villasur de Herreros y Pineda de la Sierra).
Distancia de Burgos40,3 kilómetros.
Tiempo total2 horas 20 minutos.
Distancia total7,1 kilómetros.
InterésRío y barranco del Tranco, paisajes del interior de la Sierra de la Demanda.
Altitud mínima935 m.
Altitud máxima1292 m.
Mapas
1:25000: 0239-2 Pradoluengo.
1:50000: 0239 Pradoluengo.


Notas:
- Valle arriba el río Tranco aún recorre casi cinco kilómetros hasta su nacimiento en la base del Trigaza. Su recorrido completo puede ser dificultoso por la ingente vegetación que podemos encontrar en algunos tramos.
- El río Tranco es un arroyo de montaña alimentado por las altas cumbres de la Demanda, por lo que su caudal es muy variable. En ciertas épocas puede desbordarse y ocupar toda la parte inferior del barranco donde no hay salida fácil.
- Evitar épocas de deshielo y lluvias como la primavera.


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico

Perfil de elevación

Ver y descargar track en Wikiloc

sábado, 14 de febrero de 2015

Monte del Enebral

El Monte del Enebral se ubica dentro del espacio de las Peñas de Cervera. Partiendo del pueblo de Carazo, emplazado bajo la peña del mismo nombre, subiremos hasta el llamado Cuerno de Gete, situado en el extremo oriental del monte. Desde allí, recorreremos un extenso sabinar hasta acceder al punto más alto del monte: la Peña del Águila. Volveremos descendiendo al desfiladero del río Mataviejas para retornar a Carazo por la carretera. Durante todo el recorrido, disfrutaremos de espléndidas vistas sobre la Peña Carazo y el resto de peñas y valles que forma este espacio del Arlanza medio.

Para llegar al pueblo de Carazo saldremos por la carretera de Soria. Una vez sobrepasado Salas de los Infantes, junto al cruce de Hacinas tomaremos el desvío a mano derecha que se dirige a Santo Domingo de Silos. En seis kilómetros y tras rodear la peña, llegaremos al pueblo de Carazo. En cualquier de las calles del pueblo, estacionaremos el coche.

Salimos del pueblo de Carazo.
El pueblo se halla a escasa distancia del extremo SE. de la Peña Carazo, que cubre todo el horizonte del pueblo hacia el norte. Un camino sube desde la población hasta la meseta de la pela, pasando por la ermita de la Virgen del Sol y el nacimiento del río Mataviejas.
Para subir al Monte del Enebral, saldremos por un camino que sale por el sur, a la izquierda de la carretera que va a Silos. En apenas doscientos metros de las últimas casas, comenzamos el ascenso al monte por una estrecha senda entre sabinas. Mirando atrás, podemos disfrutar de magníficas panorámicas de la peña y el vallecito que se despliega junto al pueblo.

Sendero de subida hacia el monte.
El camino se desarrolla por terreno irregular.
Estamos ascendiendo a la plataforma superior del Monte del Enebral por su ladera SE. y las panorámicas sobre la comarca de Lara y la Sierra de la Demanda son excepcionales ya que no hay nada más alto en medio. Tras superar algunos tramos con fuerte pendiente pero sin apenas dificultad, nos encaramamos al borde superior rocoso del páramo. Muy cerca hay un mirador donde se ha construido un balcón que se asoma sobre el valle que hay entre el Enebral y la Peña Carazo.


La meseta superior del monte es un enorme espacio arbolado principalmente por sabinas. No hay muchos caminos ni senderos y la orientación no es sencilla. Durante la subida nos topamos con un anciano natural del pueblo de Carazo. Las charlas, siempre interesantes con los lugareños. Este señor nos contó que al monte siempre lo llamaron del Enebral y que a las sabinas las llaman enebros.
Seguimos por el borde rocoso del páramo. A nuestra izquierda abajo vemos el pequeño pueblo de Gete, más atrás, Salas de los Infantes y las siluetas en sucesión de las sierras del Mencilla, la Demanda, Neila y Urbión
Por el borde afilado, progresamos con facilidad sorteando árboles y dirigiéndonos hacia el borde más oriental del monte, hacia el llamado Cuerno de Gete. Se trata de una largado espolón rocoso que cae a pico sobre el llano y muy llamativo desde muchos puntos.

Cárcavas a los pies de la Peña Carazo.
Buenas panorámicas de la Peña Carazo.
Su acceso es fácil y sencillo. Llegaremos a la punta tras descender un poco siguiendo el sendero. En la punta misma hay un hito geodésico y es un buen sitio para parar, descansar y regocijarse con el gran paisaje que se puede ver desde aquí: una enorme extensión forestada del sector SE. de la provincia de Burgos y Soria.

Llegamos al espolón rocoso del Cuerno de Gete, punta más oriental del Monte del Enebral.
Panorámica hacia el SE. desde el Cuerno de Gete.
Deshacemos el camino al borde del monte y continuamos la marcha por el lado sur del monte, con el objetivo de llegar a su cumbre más alta, la peña del Águila. Es ésta un promontorio rocoso situado en el punto más meridional del monte, ubicado muy cerca del pueblo de Mamolar. En este blog ya se ha publicado una entrada describiendo su ascensión desde Peñacoba. Ésta es una alternativa más corta de ascensión a la cumbre.


El camino entre el Cuerno de Gete y la Peña del Águila se produce íntegramente a través del bosque, formado por sabinas. No existen caminos claros y el recorrido es largo. Ayudados del GPS intentamos recorrer la distancia en línea recta atravesando continuamente vaguadas y entrando y saliendo de pequeñas manchas de sabinas. El bosque está bastante limpio y no tenemos grandes dificultades.  Si no se dispone de esta ayuda, la mejor referencia es caminar siempre lo más cercano posible del borde del monte que queda siempre a nuestra izquierda, aunque en este caso el recorrido puede ser algo más largo.


.
En apenas un kilómetro de la cumbre, caminamos ya junto al borde, que a medida que asciende de altitud se va enriscando. La progresión es en todo caso fácil y la pendiente no es demasiado elevada nunca. Antes de la cumbre, visualizamos ya permanentemente siempre a nuestra izquierda abajo el pueblo de Mamolar


Video


A la derecha, estemos donde estemos, la Peña Carazo cubre siempre el paisaje hacia el norte.

Borde rocoso junto a la Peña del Águila.
Llegamos a la cumbre del Águila. Hito geodésico. Extensas vistas en todas las direcciones. Hacia el sur el pueblo de Mamolar y las cumbre de las Peñas de Cervera que se prolongan hacia Huerta de Rey. Hacia el oeste, la alineación montañosa que continua por el pico Santa Bárbara hasta el Desfiladero de la Yecla. Hacia el norte, el monte del Enebral donde estamos descendiendo hacia el desfiladero del río Mataviejas y la Peña Carazo detrás. Hacia el este, el monte por donde hemos venido con el trasfondo de la Sierra de Urbión y la zona de Hontoria del Pinar.

Llegamos a la cumbre de la Peña del Águila, punto más alto del Monte del Enebral.
La Peña Carazo desde la cumbre de Peñáguila.
Tras descansar y retomar fuerzas, emprendemos el regreso a Carazo. El camino elegido será descender por terreno abierto entre sabinas hasta una amplia pista que desciende hacia el río Mataviejas. No hay un camino claro de bajada, el terreno está despejado y limpio y perdemos altitud con rapidez. Según perdemos altitud, nos vamos escorando poco a poco hacia el este buscando un amplio camino por el que bajaremos hasta el río. En apenas quince minutos, enlazamos con una amplia pista carrozable que desciende hacia el valle. Nos incorporamos a ella y continuamos por la derecha.


Bajamos desde la cumbre por senderos que atraviesan el monte de sur a norte.
Por este camino perdemos altitud, primero por terreno despejado, a continuación, atravesando pequeñas manchas de bosque a medida que nos acercamos al valle. En el tramo final hacia el Mataviejas, donde debemos enlazar con la carretera, el camino atraviesa unos escarpados cortados donde la roca caliza ha formado cuevas y curiosas oquedades. No hay que olvidar que la formación de las Peñas de Cervera, donde nos encontramos, son de origen kárstico, siendo su origen muy diferente al que originó a la vecina Sierra de la Demanda.

Pequeño desfiladero muy cerca del Mataviejas.
Bonitas peñas junto al arroyo que desemboca en el Mataviejas.
Tras recorrer los últimos tramos, por fin desembocamos sobre la carretera que va de Hacinas a Santo Domingo de Silos, que sigue el desfiladero del río Mataviejas.

Por un bien cuidado camino llegamos a la carretera de Carazo a Silos, siguiendo el desfiladero del río Maraviejas.
Desde aquí, no nos queda ya más remedio que cubrir a pie por ella los algo más de tres kilómetros que aún nos separan del pueblo de Carazo. Este último tramo puede resultar algo duro tras los kilómetros ya recorridos pero no hay alternativa posible mejor.

Volvemos por la carretera al pueblo de Carazo.
Llegamos al punto de partida, el pueblo de Carazo.

MONTE DEL ENEBRAL
DificultadMedia, por su longitud y dificultades de orientación.
CiclableNo.
CircularSí.
OrientaciónMuchos cambios y cruces de caminos. Llevar GPS y/o mapas.
Época recomendableTodo el año.
InicioCarazo.
Distancia de Burgos65,9 kilómetros.
Tiempo total4 horas 20 minutos.
Distancia total15,5 kilómetros.
InterésMonte del Enebral, Peña del Águila, panorámicas de la Peña Carazo, Peñas de Cervera y la Demanda.
Altitud mínima1074 m.
Altitud máxima1373 m.
Mapas
1:25000: 0315-1 Santo Domingo de Silos; 0315-2 Castrillo de la Reina.
1:50000: 0315 Huerta de Rey.






Notas:
- Como se ha relatado, la orientación no es sencilla por lo que no se recomienda recorrer el monte sin un GPS porque es fácil despistarse.
- Muy cerca de Carazo se halla Santo Domingo de Silos, donde podemos visitar el monasterio y encontrar todos los servicios.
- El pueblo de Carazo es punto de partida para ascender a la peña homónima. Un camino asciende desde el pueblo pasando por la ermita del Sol y el nacimiento del río Mataviejas.


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico

Perfil de elevación

Ver y descargar track en Wikiloc