domingo, 25 de diciembre de 2016

Valle de Munilla

En la confluencia de los valles norteños de Zamanzas, Manzanedo y Valdebezana, se halla otro pequeño valle, menos visitado, que guarda viejos caminos, añejos pueblos y grandiosos espacios naturales, como el desfiladero de las Palancas. Este espacio no tiene un nombre particular, pero dado que la Sierra de Munilla lo cierra por tres de sus lados y el pueblo del mismo nombre ocupa su parte central, lo llamaremos el Valle de Munilla.


Valle de Munilla



El valle no es más que la prolongación septentrional del Valle de Zamanzas  Su origen geológico se remonta a la sedimentación marina depositada durante el período Cretácico. Posteriormente, sus materiales fueron plegados durante la orogenia alpina, entre hace 20 y 60 millones de años. El anticlinal formado, sufrió un intenso proceso de erosión y vaciamento, que en parte aún continua hoy.

Su sector sur, más conocido, envuelve las poblaciones que pertenecen al municipio de Zamanzas, propiamente dicho.


Pero más al norte, Zamanzas se prolonga, a modo de prolongación, hasta enlazar con el puerto y las tierras de Carrales y el Valle de Valdebezana. 


El flanco oriental del valle está cerrado por la agreste Sierra de Munilla y el occidental está limitado por las paredes que caen desde el páramo de Bricia.



Crespos


Partiendo desde la encantadora población de Crespos, caminaremos por una pista de sur a norte hasta la diminuta aldea de Villanueva de Carrales. Desde allí, regresaremos por otros caminos forestales hasta Munilla, desde donde retornaremos por un sendero montaraz a Crespos.



Llegaremos a Crespos saliendo de Burgos por la carretera N-623. Una vez sobrepasado Ubierna, tomaremos el desvío a la derecha hacia Orbaneja del Castillo y el puerto de Carrales. Una vez pasados los cañones del Ebro, nos desviaremos a la derecha para descender hacia el Valle de Manzanedo. Nada más llegar al fondo del valle, tomamos el ramal a la izquierda que nos deja en la diminuta población de Crespos, donde muere la carretera.
Crespos es una pequeña población rodeada de bosques, que se salvó del abandono y la ruina por poco y hoy se ha reconvertido en residencia de fin de semana. Su bella iglesia románica de la Inmaculada Concepción, puede presumir de ser el templo románico conocido más antiguo de la provincia de Burgos, ya que una inscripción en uno de sus vanos, la hace datar de 1181.

Salimos caminando de Crespos por el camino de Villanueva de Carrales.
Iniciamos la caminata por el camino que sale por el extremo norte del pueblo. Este sendero se dirige sin pérdida hacia Villanueva de Carrales, del que nos separan cinco kilómetros y medio. El trazado es bueno y caminamos con comodidad. Tras unos metros iniciales bajo cubierta vegetal, salimos al descubierto. Podemos apreciar mejor el paisaje. Nos encontramos en el fondo del valle. A nuestra izquierda nos acompañan las empinadas y rocosas paredes que caen a pico desde el páramo. A nuestra derecha, la silueta salvaje de las cumbres de la Sierra de Munilla. Todo el recorrido es solitario, silencioso, caminamos por espacios poco frecuentados.

Dejamos a nuestra derecha la cumbre rocosa del Cielma.
Poco antes de llegar a Villanueva, penetramos en un frondoso pinar. Aquí hay que poner atención porque llegaremos a un triple cruce donde debemos tomar el del medio para subir a Villanueva. A la izquierda sale el camino que sube a Bricia, en el páramo, y a la derecha, el que por la parte oriental del valle, se dirige hasta Munilla. Aunque no era el plan inicial, es éste último el que tomaremos para retornar, tras visitar Villanueva de Carrales e intentar subir a la sierra, como explicaremos a continuación. Tras una pequeña cuesta, entramos en las primeras casas de Villanueva de Carrales.

Entramos en Villanueva de Carrales por el camino que viene de Crespos.
Villanueva de Carrales es una diminuta aldea, emplazada muy cerca del Puerto de Carrales, en el límite provincial de Burgos con Cantabria. Al igual que Crespos, el pueblo ha sido salvado de la ruina y el abandono al convertirse en segunda residencia para fin de semana. Apreciamos que muchas de sus casas han sido rehabilitadas. Atravesamos su exiguo caserío y salimos por la carretera de entrada.

Allí mismo, podemos beber agua  de un antiguo y elegante pilón y descansar antes de continuar.

Nuestro plan inicial es volver a Munilla a través de la línea de cumbres de la sierra que cierra el valle por el norte. Hemos encontrado caminos en los mapas que debieran dejarnos subir. Salimos de Villanueva por un sendero montaraz, que en seguida emprende una suave ascensión hacia la plataforma rocosa donde se ubica la cumbre del Tureña.
Desde allí, nuestra intención es crestear, pasando por el Cielma, para descender hacia la carretera que baja a Munilla. Seguimos por el sendero. Éste, a medida que gana altura, nos regala con preciosas panorámicas del valle que queda a nuestra espaldas. A nuestra izquierda con acompañan los afilados cortados que caen a pico desde el páramo. Poco después, nos situamos sobre una amplia curva a la misma altura del páramo.

Bonita vista del valle de Munilla y cumbres del páramo de Bricia.



Tras superar la curva, nos plantamos sobre un despejado collado, muy cerca de la muralla rocosa del Tureña, que tenemos enfrente. Tras salvar una alambrada, proseguimos por lo que parece camino diáfano por la ladera hacia la cumbre, pero desgraciadamente comprobamos pronto que está perdido. Pronto nos introducimos en una trampa de maleza y aulagas que nos hacen desistir. Aunque la pared rocosa no parece lejana, es imposible continuar por este terreno, por lo que a duras penas, destrepamos entre los matorrales para reincorporarnos de nuevo al sendero que traíamos desde Vilanueva y retornar de nuevo al pueblo.


No hay duda, tenemos que retornar a Munilla por el valle y lo haremos por la pista que sigue la línea de cumbres por la parte oriental del valle. Deshacemos parte del camino por el que subimos a Villanueva hasta llegar al cruce que mencionamos y nos incorporamos por nuestra izquierda a la pista que nos debe llevar hasta Munilla.

Camino de regreso a Munilla.
Caminamos con facilidad siguiendo el valle de norte a sur. En muchos tramos, la cubierta vegetal nos acompaña. También superamos amplios charcos. A la izquierda, nos acompañan los inaccesibles cortados rocosos de la sierra. Recorremos muchos kilómetros sin rastro humano más allá de ruinas de antiguas tenadas.


Ruinas de Perros
No lejos ya de Munilla, pasamos muy cerca de las ruinas del despoblado de Perros, población abandonada a mediados del siglo XX. Solo se aprecian desde el camino algunas piedras y un muro que resiste. Perros nunca llegó más allá de ser una pequeña población dependiente de Munilla, en donde nunca llegó el asfalto ni la luz eléctrica. Fue deshabitado a finales de los 60.

Nos acercamos a Munilla, siguiendo la línea de cumbres de la sierra.

Poco a poco vamos acercándonos a la parte central del valle, ya a la vista de Munilla, que vemos desde lejos a la sombra del pico Valdericanes. El camino desemboca en la carretera que baja al pueblo y en diez minutos por el asfalto, entramos en las primeras casas del pueblo. De Villanueva aquí hemos tardado algo más de una hora.
Munilla es también un aislado pueblo hoy felizmente muy recuperado con una estupenda iglesia románica. Es visitado por todos los senderistas que atraviesan el cercano desfiladero de las Palancas, llegando aquí desde el vecino Lándraves, en el Valle de Manzanedo.


Munilla
Atravesamos el centro del pueblo y salimos por una calle por la derecha que desciende hacia unas praderas, cruzando el río primero. Tenemos que conectar con el camino que se dirige a Crespos. Lo encontramos con facilidad y por él, entre prados y arboledas, dejamos Munilla atrás.

Magnífica panorámica de Munilla con la sierra del mismo nombre de fondo.
Sierra de Munilla y desfiladero de las Palancas (derecha).
Camino de Munilla a Crespos.
El camino pronto se estrecha e inicia una suave ascensión para superior un pequeño portillo que hay entre los dos pueblos. Es en este tramo donde tenemos que seguir las señales para no despistarnos, ya que hay varios cruces y la vegetación no impide apreciar bien donde estamos.


Video





Entramos en Crespos finalmente llegando por un estrecho corredor, entre prados y chopos, tras algo menos de cinco horas de caminata desde que salimos a primera hora de la mañana.

Entramos en Crespos por el camino de Villanueva.

DE CRESPOS A MUNILLA
Espacio natural
Valle al norte de Zamanzas flanqueado por la Sierra de Munilla y el borde del páramo de Bricia. Discurre por él el arroyo de la Serna que atraviesa la sierra por el desfiladero de las Palancas.
Dificultad
Media, por su largo recorrido y dficultades de orientación.
Tipo de camino
Pistas forestales y senderos de media montaña (de Munilla a Crespos).
Ciclable
Sí.
Agua potable
Encontraremos en todos los pueblos del recorrido (Crespos, Villanueva de Carrales y Munilla).
Tipo de marcha
Circular.
Orientación
Difícil. Aunque el recorrido es bastante intuitivo, hay varios cruces sin señalizar, especialmente el itinerario entre Munilla y Crespos.
Época recomendable
Todo el año, aunque preferible en primavera y otoño.
Inicio
Crespos.
Distancia de Burgos
74,8 kilómetros.
Tiempo total
4 horas 40 minutos.
Tiempos de marcha
Crespos-Villanueva de Carrales: 1 hora y 5 minutos; Villanueva de Carrales-Munilla: 1 hora y 10 minutos; Munilla-Crespos: 50 minutos.
Distancia total
17,6 kilómetros.
Interés
Paisajes de la Sierra de Munilla y páramo, bosques, ruinas de Perros, arquitectura tradicional.
Altitud mínima
729 m.
Altitud máxima
1093 m.
Desnivel acumulado
668 m.
Mapas
1:50000: 0109 Villarcayo.
1:25000: 0109-1 Soncillo; 0109-3 Manzanedo.

f
f

Notas:

- Aunque el itinerario es muy intuitivo, es recomendable disponer de GPS, sobre todo para encontrar los caminos correctos en el retorno.
- Munilla es una excelente base de excursiones para visitar el desfiladero de los Palancas, subir a la sierra y acceder a la comarca de Arreba.
- Soncillo es la población importante más cercana a Munilla. Allí podemos encontrar bar para comer y descansar.
- Todo el recorrido es perfectamente apto para ser realizado en bicicleta ya que nunca encontraremos grandes pendientes y las pistas por las que rodaremos son bastante estables.


Entradas relacionadas:



Mapa topográfico



Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada