sábado, 30 de diciembre de 2017

Sierra de Villafranca

La Sierra de Villafranca forma parte de la orla de alineaciones montañosas que flanquean por el norte la Sierra de Gredos. Se encuentra en el extremo occidental de la provincia de Ávila, ya muy cerca de su límite con Cáceres. La ascensión hasta su cima máxima, el Cerro de los Moros, es sencilla desde la población abulense de Navaescurial. Es de reseñar que parte de la excursión transcurre por terrenos privados.


Sierra de Villafranca



Partimos de Ávila por la carretera N-110 que recorre el Valle de Amblés en dirección a Plasencia. Poco antes de llegar a Piedrahita, tomamos el desvío a la izquierda que nos lleva al pueblecito de Navaescurial, donde iniciaremos la ruta. Al final del pueblo, junto a la iglesia, estacionamos el coche y nos preparamos para comenzar la excursión.

El camino parte de las inmediaciones de la iglesia de Navaescurial.
Nos hallamos a los pies de la Sierra de Villafranca, un cordal montañoso, paralelo al principal de Gredos, y enclavado entre la Serrota, por el este y la Sierra de Piedrahita y el puerto de Peña Negra, por el oeste.


Perfil de la Sierra de Villafranca y Cerro de los Moros, vistos desde Navaescurial.
Muy cerca del templo, a mano izquierda, parte la pista, en buen estado, que sube hacia lo más alto de la sierra, el Cerro de los Moros. De hecho es recorrida por vehículos todo terreno. Nos incorporamos a ella e iniciamos la ascensión, que será larga por tener que salvar un importante desnivel.

El camino va superando la pendiente realizando zigzags buscando aminorar la pendiente. Pronto, dejamos el pueblo y su entorno detrás nuestro. La pista se encuentra en excelente estado y la progresión es cómoda. Pero tres cuartos de hora después de haber comenzado la caminata, nos topamos con una valla metálica cerrada a cal y canto que impide totalmente continuar. Estamos en terrenos privados, algo poco habitual.

Una gran valla metálica cierra la pista que sube al Cerro de los Moros.
No estamos acostumbrados a encontrar cierres metálicos en caminos como éste. No hay nadie a la vista y asumimos que su función es simplemente evitar que los todo terrenos accedan a lo alto de los pastos. Así pues, no sin tener cierta sensación de furtivismo y dudas, saltamos la valla y continuamos.

Vistas del Valle de Amblés y la Sierra de Ávila.
A medida que ganamos altura, las vistas sobre el Valle de Amblés y las sierras se van ampliando. Poco a poco vamos ganando las campas de la meseta superior, bastante plana. Por el camino, encontramos abundantes vacas pastando. Es la famosa vaca avileña, de color negra, famosa por el sabor de su carne y... el mal carácter de estos bravos animales habituados a vivir en entornos hostiles de alta montaña.

Vacas avileñas.

El camino gana más altura. Divisamos a nuestra izquierda el amplio Valle del Corneja. Al fondo, se aprecia perfectamente la Sierra de Béjar o Candelario. Destaca también el pueblo de Piedrahita, el más grande de la zona, dentro del Valle de Amblés.

Último tramo hacia la cima de la sierra.
Llegamos por fin a la parte superior de la sierra, bastante llana, descarnada, dura. Solo tenemos que seguir por nuestra derecha siguiendo una valla que se dirige exactamente hasta la misma cima.


Algo más de dos horas de haber iniciado la ruta en Navaescurial, alcanzamos la cumbre del Cerro de los Moros (2062 metros). En los mapas aparece también como Coto Blanco. Nuestro GPS no sobrepasa los 2059 metros. Gran hito geodésico, sin buzón. Amplias vistas hacia el norte, sobre el Valle de Amblés abajo y Corneja, pero muy reducidas por el sur, hacia Gredos, ya que el perfil de la cresta y la vegetación reducen la visibilidad por ese lado. Hacia el noroeste, destaca la Sierra de Béjar, a caballo entre Ávila y Salamanca, de mayor entidad y altitud que la de Villafranca.

Cima del Cerro de los Moros (Coto Blanco), a 2062 metros de altura.
La cima es cómoda, amplia, despejada, buen lugar para descansar, apreciar el paisaje y reponerse antes de iniciar el camino de regreso.

Reducidas panorámicas sobre la Sierra de Gredos.
El regreso se producirá exactamente por el mismo camino ya que toda alternativa viable supone un gran desvío para retornar a Navaescurial. Como anécdota, durante el regreso, nos topamos con los propietarios de la finca, que sorprendidos, "dejaron pasar" nuestra pequeña travesura de saltar la valla metálica. Sin duda no son muchas las personas que se acercan a estas solitarias cumbres.



SIERRA DE VILLAFRANCA
Espacio natural
Sierra de Villafranca, Gredos Oriental, en la provincia de Ávila.
Dificultad
Baja.
Tipo de camino
Pista de montaña.
Ciclable
Sí.
Agua potable
Encontramos en el pueblo de Navaescurial.
Tipo de marcha
Ida y vuelta.
Orientación
Fácil.
Época recomendable
De abril a noviembre.
Inicio
Navaescurial (Ávila).
Distancia de Ávila
63,8 kilómetros.
Tiempo total
4 horas 30 minutos.
Tiempos de marcha
Navaescurial-Cerro de los Moros: 2 horas 5 minutos; Cerro de los Moros-Navaescurial: 1 hora 55 minutos.
Distancia total
17,37 kilómetros.
Interés
Paisajes del Valle de Amblés y del Corneja. Cerro de los Moros.
Altitud mínima
1214 m.
Altitud máxima
2059 m.
Desnivel acumulado
868 m.
Mapas
1:50000: 0554 Piedrahita.
1:25000: 0554-2 Piedrahita.

h



h
Notas:
- Como se ha comentado, gran parte de la ascensión incluyendo la cima, es parte de una finca privada, por lo cual no se puede garantizar el poder acceder desde Navaescurial, En cualquier caso, hay que estar preparados para escalar y saltar la gran valla metálica que interrumpe el paso a media ladera.
- Otras vías para subir a lo alto de la sierra son por el este, desde el Valle del Corneja. Nada más sobrepasar el pueblo de Navacepedilla de Corneja, nace a la derecha una pista que sube hasta lo alto de la sierra.


Entradas relacionadas:



Mapa topográfico



Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc




Powered by Wikiloc

sábado, 23 de diciembre de 2017

Del Puerto del Manquillo a Riocavado de la Sierra

El Puerto del Manquillo, a 1400 metros de altitud, es un gran collado ubicado entre los pueblos de Pineda de la Sierra y Riocavado de la Sierra. Sirve de nexo de unión entre las Sierras del Mencilla y del San Millán. Es también límite de separación de aguas entre el río Arlanzón y sus afluentes, hacia el oeste y los arroyos que descienden hacia el Pedroso, por la vertiente oeste. Como una alternativa interesante a la Vía Verde que lo atraviesa, en esta ocasión descenderemos hasta Riocavado siguiendo el fondo del arroyo de las Praderas para retornar al puerto por el Camino de Fuente Seca


Puerto del Manquillo




Llegaremos al Puerto del Manquillo atravesando primero la localidad de Pineda de la Sierra. Continuando por la carretera, en unos doce kilómetros, nos plantamos en lo alto del puerto, a 1400 metros. A la derecha de la carretera junto a una gran cabaña de piedra, dejaremos el coche. El puerto es punto de paso de la Vía Verde la Sierra de la Demanda y es fácil ver más coches y ciclistas.

Gran cabaña de piedra en el Puerto del Manquillo.
Frente a nosotros, hacia el norte, sube con fuerte pendiente una amplia pista. Es la se dirige hasta la misma cima del San Millán (ver entrada San Millán desde el Puerto del Manquillo). Hacia el sur, por terreno más llano, se extiende la Sierra del Mencilla. Junto a la gran cabaña de piedra que hay en el puerto, parte un marcado camino que será el que tomemos para iniciar la excursión.

Tomamos la pista que parte junto a la cabaña y que se dirige hacia las laderas de la Sierra del Mencilla.
La pista, bastante amplia, se dirige hacia la base del Mogosa (1781 metros), cuyas frondosas laderas tenemos frente a nosotros. En unos diez minutos, llegamos a un amplio claro, donde debemos abandonar el camino por nuestra izquierda para buscar el sendero correcto que baja junto al arroyo de las Praderas.


Pero el sendero no es evidente. No aparece traza clara y parece estar engullido por la vegetación. No estamos seguros de que este camino, que aparece en los mapas, aún sea viable. No obstante, podemos avanzar entre los piornales e iniciar un descenso de manera relativamente cómoda hacia el fondo del arroyo e intentando ir lo más ajustados posible al teórico camino que vemos en nuestro GPS.

Caminamos en dirección al Mogosa.
Abriéndonos paso, accedemos al fondo del barranco, en la cabecera del arroyo de las Praderas, que debe nacer por estos parajes (seco en verano). El camino debe discurrir paralelo al lecho.

Llano en la cabecera del arroyo de las Praderas.
El fondo del arroyo, está totalmente seco y se halla cubierto de maleza y ramas secas. No hay rastro o evidencia de ningún camino viable que recorra sus orillas. Lo más cómodo por el momento es progresar por el mismo lecho pedregoso. Este arroyo de alta montaña desemboca cerca de Riocavado en el río Valdorcas, para continuar juntos hasta morir en el Pedroso, a poca distancia de Barbadillo de Herreros. Si nos atenemos lo más posible a sus orillas, llegaremos al pueblo.

La vegetación nos impide progresar con facilidad junto al arroyo de las Praderas.
Pero en poco, el abundante ramaje y los grandes bloques que encontramos, nos dificultan continuar, así que remontamos por la derecha de nuevo a la búsqueda del camino, que debe discurrir por ese lado. Efectivamente, encontramos pronto lo que parece la traza de un sendero, en evidente proceso de desaparición por la erosión, que va borrando su perfil.


Con alivio, seguimos por él con relativa comodidad. Solo tenemos que evitar los troncos caídos y ramas que nos salen al paso. Con el lecho del arroyo a nuestra izquierda, iniciamos un descenso ya más rápido. Pero el camino amenaza con desaparecer y tenemos que ir evitando y salteando por los obstáculos que nos van apareciendo continuamente. Tras atravesar un barranco lateral por la derecha, continuamos ya alejándonos de la referencia del fondo del arroyo, por terreno bastante complicado, a pero ya a la búsqueda de un camino que debe aparecer cerca de donde estamos. Aprovechamos los pasillos vegetales que se presentan, evitamos acercarnos a las quebradas, zarzales y barranqueras que van apareciendo. Poco a poco el terreno se va allanando y la vegetación se va transformando en bosque.

Enlazamos con una pista forestal, aún lejos de Riocavado.
Dejamos por fin los tramos peores y nos plantamos en terreno llano, más abierto. Con gran satisfacción, desembocamos en una pista forestal, caminando ya entre enormes ejemplares de pinos y robles. Ruido de motosierras en el horizonte. Este camino, que nos parece "una autopista", es la que buscábamos porque sabemos que por ella llegamos a Riocavado. Nos relajamos y progresamos ya con más tranquilidad disfrutando del camino.


Aún nos quedan unos kilómetros, pero el avance es rápido. Salimos del bosque y continuamos, ya por terrenos llano, hacia la carretera, que intuimos está cerca a nuestra izquierda.


Tras pasar un arroyo y unos prados, nos incorporamos de nuevo a otra pista que de nuevo sigue la orilla del arroyo de las Praderas, a cuya orilla nos reincorporamos.Tras pasar una casa de campo, remontamos una pequeña cuesta para desembocar en el asfalto, a unos cien metros del cartel de entrada a Riocavado de la Sierra.

Entramos en Riocavado de la Sierra por la carretera.
Riocavado de la Sierra es un bonito pueblo serrano, ubicado a los pies del pico San Millán. Con una arquitectura tradicional bien conservada, destaca su hermosa iglesia románica, dedicada a Santa Columba. A la entrada del pueblo, a la derecha, encontramos un pequeño área con fuente, columpios y mesas donde paramos para descansar y reponernos de los sudores pasados.

Riocavado de la Sierra.
El regreso al Puerto del Manquillo será por la orilla opuesta, pero no siguiendo la Vía Verde de la Sierra de la Demanda, que también pasa por aquí, sino a través de un camino forestal que discurre más al norte. Pero antes de abandonar el pueblo, subimos hasta el altozano donde se encuentra la iglesia. De estilo románico serrano, destaca la portada, el ábside y la esbelta torre, visible desde muy lejos. Grandes vistas sobre las casas del pueblo y el pequeño valle que forma el río Valdorcas, abriéndose paso entre los montes. Frente a la portada, aún quedan los restos, casi fosilizados, de la gran olma que hubo aquí y de la que se decía ser la más vieja de la provincia de Burgos ya que fue plantada en el momento de la construcción del templo, a mediados del siglo XII. La grafiosis que afectó a la mayoría de los olmos del norte de España, acabó con ella a principios del siglo XX.

Iglesia románica de Santa Columba, en Riocavado de la Sierra.
Descendemos a las calles del pueblo y tomamos la que sube hacia la parte alta, junto al bar y una fuente. Por ella, abandonamos el pueblo por una pista que gana altura con rapidez. Tras dejar los depósitos de agua a nuestra izquierda, se adentra en el bosque robledal. Es el Camino de Fuente Seca, por el cual, sin pérdida alguna, remontaremos hasta el Puerto del Manquillo de nuevo.

Pista que sube desde el pueblo hasta el Camino de Fuente Seca.
Pero antes de entrar en el bosque, volvemos aún la cabeza atrás y disfrutamos de una bonita panorámica de Riocavado de la Sierra, rodeado de montes.

Bella vista de Riocavado de la Sierra.
Seguimos por el interior del bosque. El firme se halla en buen estado y parece ser usado por vehículos y ganado, aunque no encontramos a nadie. Los helechos y los robles llegan hasta las lindes del camino, la densidad de vegetación es muy espesa, pero afortunadamente la pista se mantiene en excelente estado.

Camino de Fuente Seca.
Tras un pasar un gran calvero, donde no tenemos que despistarnos reencontramos el camino y continuamos por el bosque. Los ejemplares de robles que nos flanquean son excepcionales.


Dejamos a nuestra izquierda las ruinas de la tenada de Fuente Seca, que nos parece medio engullida por los helechos.

Ruinas de la tenada de Fuente Seca.
Casi una hora después de haber salido de Riocavado, salimos definitivamente del bosque y avanzamos ya por terreno abierto siguiendo una cuerda que se dirige hacia la pista que sube desde el Puerto del Manquillo hacia el San Millán y comentamos antes.


En todo este recorrido disfrutamos de extensas vistas sobre la ladera norte de la Sierra del Mencilla, a nuestra izquierda.


Poco más adelante, conectamos ya con la pista por la izquierda.


Tras rodear la posta el mogote del Uremme, inicia el descenso final hacia el Puerto del Manquillo, que ya vemos abajo frente a nosotros. Bonita panorámica del Mogosa detrás, cuyas laderas se encuentran tapizadas de pinos.


Llegamos al Puerto casi cuatro horas y media después de haber partido a primera hora de la mañana.


DEL PUERTO DEL MANQUILLO A RIOCAVADO DE LA SIERRA
Espacio natural
Laderas y barrancos de la Sierra de la Demanda, bosques.
Dificultad
El descenso desde el Manquillo hasta Riocavado discurre por terreno muy difícil.
Tipo de camino
Terreno indefinido por el barranco, caminos forestales en el regreso.
Ciclable
Es ciclable el camino de regreso desde Riocavado de la Sierra hasta el Puerto del Manquillo por el Camino de Fuente Seca.
Agua potable
Encontraremos en Riocavado de la Sierra.
Tipo de marcha
Circular.
Orientación
Difícil. No hay referencias en el descenso a Riocavado donde podemos perdernos con facilidad.
Época recomendable
Todo el año, aunque evitar el descenso por el barranco tras lluvias primaverales en que el terreno puede estar inestable o embarrado.
Inicio
Puerto del Manquillo (Pineda de la Sierra).
Distancia de Burgos
57,4 kilómetros.
Tiempo total
4 horas 20 minutos.
Tiempos de marcha
Puerto del Manquillo-Riocavado de la Sierra: 2 horas; Riocavado de la Sierra-Puerto del Manquillo: 1 hora 35 minutos.
Distancia total
12,2 kilómetros.
Interés
Barranco del arroyo de los Praderas, Riocavado de la Sierra, robles, vistas sobre la Sierra del Mencilla.
Altitud mínima
1137 m.
Altitud máxima
1567 m.
Desnivel acumulado
583 m.
Mapas
1:50000: 0239 Pradoluengo; 0277 Covarrubias.
1:25000: 0239-4 Pineda de la Sierra; 0277-2 Barbadillo del Pez.
h

h

Notas:
- El descenso desde el Manquillo por el arroyo de las Praderas, sobre todo en su primer tramo, es bastante complicado.
- El retorno desde Riocavado por el Camino de Fuente Seca es sencillo y agradable, perfecto para hacerse en bicicleta de montaña.
- Una interesante alternativa es realizar el trayecto entre el Puerto y Riocavado a través de la Vía Verde y regresar por el Camino de Fuente Seca (o viceversa).


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc

Powered by Wikiloc


sábado, 16 de diciembre de 2017

Isla de El Hierro: El sabinar

Nueva excursión por la preciosa isla de El Hierro. En esta ocasión, se trata de una ruta por su parte occidental, caminando a través de terrenos solitarios y abatidos por el viento. Partiendo de cerca del Santuario de Nuestra Señora de los Reyes, patrona de la isla, caminaremos por sabinares hasta el Mirador de Bascos, con espectaculares vistas sobre el Golfo. Durante el trayecto, visitaremos también el famoso árbol inclinado y deformado por el viento, auténtico icono de la isla.


El sabinar de El Hierro


El sabinar de El Hierro se encuentra en la parte oeste de la isla, muy cerca del Santuario de Nuestra Señora de los Reyes, patrona de la isla. Llegamos desde la capital, Valverde, a través de la carretera que remonta y recorre el interior de la isla. También es posible llegar a través del municipio de Frontera, en el Golfo, desde donde parte una carretera que remonta desde la costa al interior.

Santuario de Nuestra Señora de los Reyes.
Desde la ermita, ubicada en un sugestivo y solitario lugar, a 760 metros de altitud, nos desplazamos hasta el cruce de la carretera con el GR 131, que recorre la isla desde el santuario hasta la capital. Dejamos el coche e iniciamos la excursión saliendo por una pista que se dirige al sabinar y al Mirador de Bascos. Todos los cruces están muy bien señalizados.

Dejamos el coche en un cruce cerca del Santuario de Nuestra Señora de los Reyes.
Progresamos por terreno llano y abierto, siguiendo una amplia pista. En ambos lados nos acompañan campos y tapias. Poco a poco van apareciendo las sabinas.

Las primeras sabinas aparecen junto al camino.
Podemos observar nítidamente que sus troncos y copas están deformados siguiendo una misma dirección: es la consecuencia de los fuertes vientos que abaten con especial fuerza esta parte de la isla.


Caminamos ya por el interior del sabinar.
A la media hora, aparece por la izquierda el desvío que nos debe llevar hasta la sabina más famosa de la isla. Nos salimos y continuamos por él, pero volveremos por el mismo itinerario para retomar el camino hasta el mirador.

Cruce del sabinar y el mirador de Bascos.
Tras describir una amplia curva, llegamos hasta el lugar, señalizado con un panel y con espacio para aparcar, ya que hasta aquí se puede llegar en coche. Efectivamente encontramos a la sabina de El Hierro: se trata de un vetusto árbol cuyo tronco ha sido completamente doblado por el efecto del viento, de tal manera, que toda su copa reposa sobre el suelo. Parece una escultura. También se la llama la sabina de Machín.


Desde aquí parten otros caminos a través de los cuales pudiéramos llegar al mirador, pero es tarde, quedan pocas horas de luz y preferimos ir por el más corto y rápido.
Tras hacer unas fotos y descansar algo, retornamos entonces hasta el cruce y continuamos por la pista que traíamos hacia del mirador. El sendero, se introduce de nuevo en el bosque, y caminamos como un kilómetro entre los árboles.

Camino del mirador, nos  introducimos de nuevo en el bosque.
Salimos del bosque y en poco, nos plantamos ya sobre el Mirador de Bascos. Se trata de una construcción de piedra, que se asoma sobre el acantilado a 660 metros sobre el nivel del mar. Solo contemplar las impresionantes vistas sobre El Golfo, a nuestra derecha, justifican llegar hasta aquí.

Llegamos al Mirador de Bascos.

Entre las poblaciones que se ven, destacan la Sabinosa y Frontera.

Panorámica sobre El Golfo desde el Mirador de Bascos.
Apreciamos también, hacia el norte, la sinuosa silueta de la Isla de la Palma. Tras El Golfo, pueden verse la Gomera y detrás, el Teide.

Panorámica del Golfo y la localidad de Frontera.
La leyenda dice que desde aquí se precipitó al vacío la princesa bimbache Teseida convertida en antorcha de fuego después de un frustrado idilio con un foráneo español.

El pueblo de la Sabinosa, ubicado en un pintoresco lugar.
Acantilados bajo el mirador, ubicado a 660 metros sobre el nivel del mar.
Retornaremos al coche exactamente por el mismo camino que hemos realizado en la ida.


EL SABINAR
Espacio natural
Isla de El Hierro, sabinares de la parte occidental.
Dificultad
Baja
Tipo de camino
Pistas de tierra.
Ciclable
Sí.
Agua potable
No encontraremos.
Tipo de marcha
Ida y vuelta con variante hasta la sabina.
Orientación
Fácil, todo el itinerario descrito está señalizado y es sencillo de recorrer.
Época recomendable
Todo el año.
Inicio
Cruce de pistas junto a la Montaña de la Virgen, a medio kilómetro del Santuario de Nuestra Señora de los Reyes.
Distancia a Valverde
35,4 kilómetros (casi 1 hora de coche).
Tiempo total
1 hora 37 minutos.
Tiempos de marcha
Inicio-la sabina de El Hierro: 40 minutos. Sabina de El Hierro-Mirador: 18 minutos. Mirador-Inicio: 35 minutos.
Distancia total
8,6 kilómetros.
Interés
Sabinares de la isla del Hierro, panorámicas sobre el Golfo desde el mirador de Bascos, cercanía del Santuario de Nuestra Señora de los Reyes.
Altitud mínima
596 m.
Altitud máxima
721 m.
Desnivel acumulado
263 m.
Mapas
1:50000: 1105 El Hierro.
1:25000: 1105-3 Sabinosa.
h

h

Notas:
- Es totalmente recomendable parar y visitar el interior del Santuario de Nuestra Señora de los Reyes, pequeña ermita ubicada en un evocador paraje.


Santuario de Nuestra Señora de los Reyes.

- Cada cuatro años, una gran romería traslada la imagen de la virgen hasta la capital, Valverde, recorriendo los más de treinta kilómetros que la separan por el interior de la isla. Se trata posiblemente de la romería más popular y famosa de todas las Islas Canarias.


Isla de El Hierro: Camino de la Virgen



Entradas relacionadas:


Mapa topográfico




Perfil de elevación

Ver y descargar track en Wikiloc

Powered by Wikiloc