sábado, 24 de junio de 2017

Sierra de Munilla

La Sierra de Munilla se ubica entre los Valles de Zamanzas, al sur y Valdebezana al norte. Se trata de una agreste cresta con acusados descensos por el oeste y suaves laderas hacia el este. Geológicamente no es más que el flanco oriental del gran anticlinal de Zamanzas y es continuación de la más conocida Sierra de Albuera de la que la separa el espectacular desfiladero de las Palancas. En esta salida, subiremos a la cresta desde el pueblo de Munilla para ascender a su punto más alto, el pico Cielma.

Sierra de Munilla


La manera más rápida de llegar a Munilla, es salir por la carretera de Aguilar para desviarnos en Ubierna hacia Orbaneja. Tras dejar esta localidad a la izquierda y llegar al puerto de Carrales, tomaremos el desvío a mano derecha hacia Torres de Abajo. Desde esta localidad, sale la carretera local, que en poco más de seis kilómetros, nos deja en el aislado pueblo de MunillaEsta localidad es más conocida por ser el punto destino de los que acercan al desfiladero de las Palancas, partiendo del vecino pueblo de Lándraves.

Munilla


Junto a la iglesia románica, dejamos el coche e iniciamos la marcha. Las casas del pueblo se desparraman justo debajo de la enriscada cresta de la sierra, que tenemos por encima de nuestras cabezas y hacia donde nos dirigimos.
Inmediatamente junto al templo, nace el sendero señalizado que sube por el bosque hacia la sierra. Fácil y cómodo, va ganando altura subiendo entre los pinos y sigue el antiguo camino que unía los pueblos de Munilla y Hoz de Arreba. La senda es parte del GR82 (Sendero de las Merindades).

Subimos hacia la cresta de la sierra por un sendero entre los pinos.
Según ganamos altura, vamos dejando las casas de Munilla detrás nuestro, ocultas por los árboles. En apenas veinte minutos de continua ascensión, llegaremos al portillo que separa los dos valles, donde hay una alambrada y una puerta metálica.
Es éste buen lugar para tomar aire y disfrutar del paisaje en ambas vertientes. hacia el SO. el pueblo Munilla rodeado de montañas. Siguiendo la cresta hacia el sur, emprenderíamos un vertiginoso descenso hacia el profundo desfiladero de las Palancas, que intuimos desde aquí.

Vista hacia el SO. desde el portillo entre Munilla y Hoz de Arreba.
Mirando hacia la otra vertiente, divisamos el pequeño valle donde se ubica Hoz de Arreba y desemboca en la interesante y salvaje Hoya del Piscarciano.

En el portillo hay una una valla metálica en el camino que baja a Hoz de Arreba.
Nuestro objetivo es recorrer la cresta hasta alcanzar su punto más alto, el pico Cielma. Pero para ello nos queda aún un gran trecho.


Ubicación de la Siera de Munilla dentro del gran anticlinal de Zamanzas y valles aledaños.
Mirando hacia el sur vemos como la sierra se prolonga por La Serna y la Sierra de Albuera.
Desde donde estamos, la cresta es muy afilada y resulta impracticable avanzar por ella.

Caminamos por un sendero a la sombra de la pared rocosa.
Afortunadamente una senda discurre en paralelo a la cresta. Un estrecho camino se abre paso entre la roca y la vegetación a muy poca distancia de la pared rocosa, que nos acompaña a nuestra derecha.


Todo el recorrido por el sendero paralelo a la cresta disfrutamos de bonitas vistas de Munilla y su entorno.
Aunque no llega a ser peligroso, en algún punto se estrecha y hay que avanzar con cierta precaución.

Nos incorporamos por un pequeño portillo a la cresta.
Poco a poco, nos acercamos al portillo por el que podemos incorporarnos por fin a la cresta.

Progresamos ya siguiendo la cresta dirigiéndonos al punto más alto.
Aunque hay mucha pendiente por la vertiente opuesta, la ladera pierde altura con suavidad. Avanzamos por ella hacia el punto más alto, con la única dificultad de salvar el lapiaz y la vegetación.


Llegamos a una pequeña cima (1064 metros), señalizada con un montón de piedras, pero sin buzón ni nombre. Es el punto más alto entre el portillo que separa este tramo de sierra del Cielma y el desfiladero de las Palancas.


El monte Cielma desde los altos sobre Munilla.
Nos hallamos justo en la vertical de las casas de Munilla, unos doscientos metros más abajo. De nuevo, espectaculares panorámicas del valle. Divisamos ya perfectamente la cima redondeada del Cielma, próximo destino de nuestro recorrido.

Continuamos por la escarpada arista camino del Cielma.
Continuamos. Desde aquí, la progresión es más sencilla e iniciamos un progresivo descenso hacia la carretera que viene de Torres de Abajo por la cual hemos accedido al pueblo. Tras ella contemplamos la cima del Cielma cada vez más cercana.

Video


Llegamos a los llanos junto a la carretera, que aprovecha un pequeño collado para poder atravesar la sierra. Cruzamos y emprendemos la progresión por la ladera opuesta, ascendiendo ya directamente hacia la cumbre del Cielma.


Subimos hacia la cima del Cielma por terreno abierto por la ladera.
No hay caminos claro y la ascensión es sencilla por terreno abierto, ganando altura y aproximándonos más a la caseta que indica la cima y visible desde lejos.

Último tramos hacia la caseta que hay junto a la cumbre.
Sin dificultad, llegamos por fin a la caseta anterior a la cumbre. Desde ella, divisamos el hito que marca el punto más alto.

Buzón del Cielma.
Cima del Cielma (1194 metros: Buzón montañero del club mirandés de montaña. Nuestro GPS de nuevo muestra desviaciones y marca 1191 metros.


Buen lugar para descansar ya que la vista es privilegiada en todas las direcciones. La sierra se extiende aún más hacia el norte para iniciar un progresivo y suave descenso hacia el Valle de Valdebezana.

Una profundo collado boscoso nos separa de la cercana cima del Tureña(1176 metros).
Aunque en un principio el objetivo era continuar por la cresta y visitar la siguiente cima, el Tureña, de altitud algo inferior al Cielma, un gran collado se nos interpone entre ambas cumbres. El tiempo es limitado y evaluamos el tiempo que nos llevaría llegar hasta esta cima. Aunque el collado parece impracticable, parece posible descender y atravesarlo para subir al Tureña, que parece ubicarse en una especie de castillo natural. Calculamos en unas dos horas más entre la ida y la vuelta, por lo cual, iniciamos al regreso dejando esta cumbre para otra ocasión (podría ser interesante su ascenso desde la misma Hoya del Piscarciano y partiendo del pueblo de Hoz de Arreba).

Collado anterior y castillo natural donde se ubica el Tureña.
El camino de vuelta es ya rápido y cómodo, ya que solo tenemos que descender que bajar primero hasta la carretera a través de la pista que sube desde ella hasta la caseta.

Retornamos a Munilla por la carretera.
Una vez en la asfalto, continuamos por él algo más de un kilómetro hasta llegar a las primeras casas de Munilla, dando por finalizada la excursión.



SIERRA DE MUNILLA
Espacio natural
Sierra de Munilla, en el Valle de Zamanzas norte o Munilla (Merindades).
Dificultad
Media.
Tipo de camino
Camino entre pinares, cresta y rocosa y espacios abiertos.
Ciclable
No.
Agua potable
No hay agua en todo el recorrido.
Tipo de marcha
Circular.
Orientación
Fácil. Sólo hay que prestar atención en tomar el camino correcto en la subida desde Munilla a la cresta.
Época recomendable
De abril a noviembre.
Inicio
Munilla.
Distancia de Burgos
90,3 kilómetros.
Tiempo total
2 horas 35 minutos.
Tiempos de marcha
Munilla-Cresta: 18 minutos; Cresta-Cielma: 1 hora 10 minutos;   Cielma-Munilla: 38 minutos.
Distancia total
7,57 kilómetros.
Interés
Paisajes del Valle de Munilla y sector oeste de las Merindades.
Altitud mínima
814 m.
Altitud máxima
1191 m.
Desnivel acumulado
492 m.
Mapas
1:50000: 0109 Villarcayo.
1:25000: 0109-1 Soncillo; 0109-3 Manzanedo.
h
h

Notas:
- Aunque la excursión puede catalogarse de sencilla y fácil, hay que tener precaución en el recorrido siguiendo la cresta.
- Si queremos completar el recorrido de la sierra, podemos acercarnos desde el Cielma al Tureña. Para ello hay que salvar un gran collado  que separa ambas cimas y considerar algo más de una hora y media entre ida y vuelta.
- La Sierra de Munilla tiene su prolongación por el SE. en la Sierra de Albuera. Las separan la espectacular cluse del desfiladero de las Palancas y la salvaje cresta de La Serna, donde se levanta el montaraz castillo de Arreba.
- Como ya se ha publicado en este blog, Munilla y su valle, es un excelente lugar para recorrer solitarios y recónditos parajes en lo más profundo de las Merindades.
- Merece la pena dar la vuelta a la iglesia de Munilla para admirar su ábside y magníficos canecillos, de estilo románico.


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación



Ver y descargar track en Wikiloc




Powered by Wikiloc

sábado, 17 de junio de 2017

Picote las Cabezas

El Picote las Cabezas es una aislada montaña que se levanta airosa entre las montañas de la Demanda que descienden por el norte hacia el Valle de San Vicente.
Su prominencia hace que sea visible e identificable desde muchos puntos de observación. Ascendemos a su cima encarándola por su vertiente meridional, más salvaje e incierta, pero también interesante, para descender por una larga pista entre hayas hacia Fresneda de la Sierra Tirón.


Picote las Cabezas


El Picote las Cabezas se sitúa en el extremo del largo espolón de la Sierra de la Demanda, que partiendo del Cabeza Aguílez, se prolonga hacia el norte. es la llamada Sierra de San Antonio. Otras cimas de este subsistema son el Anyuela, el Torocuervo, el Corcusa  y el Remendía.

Fresneda de la Sierra Tirón.
La silueta de la montaña resulta muy identificable desde muchos puntos del cercano Valle del Tirón. Su ascensión puede realizarse desde Pradoluengo o Fresneda de la Sierra Tirón. Desde el primer pueblo, necesitaremos una larga aproximación. Optamos por el segundo origen y realizaremos la excursión de manera circular.

Salimos de Fresneda de la Sierra Tirón por su extremo oriental.
Llegamos a Fresneda de la Sierra Tirón saliendo por la carretera de Burgos a Logroño. Una vez en Belorado, torcemos a la derecha hacia Pradoluengo. Antes de llegar a esta localidad, tomaremos por la izquierda el desvío que por Villagalijo, nos deja en Fresneda.
En cualquiera de sus tranquilas calles, dejamos el coche e iniciamos la marcha.
Para ello, tomaremos la calle que desde el entorno de la iglesia, abandona el pueblo por su parte este. Tras dejar el asfalto, continuamos por un estrecho sendero siguiendo el curso de un regato que discurre a nuestra izquierda. En algunos punto el agua cubre parte del camino y nos vemos obligados a saltar entre piedras.

Salimos de Fresneda siguiendo un sendero al encuentro del Valle del Tirón.
Recorridos unos seiscientos metros desde el pueblo, nos topamos con un gran charco, de aspecto profundo, infranqueable por la vegetación lateral. Así que como estamos cerca ya de la pista de tierra que recorre el Valle del Tirón, a donde nos dirigimos, abandonamos el sendero por la izquierda, cruzamos el río Tirón por un puente y atravesamos un sembrado. Nos incorporamos fácilmente a la pista tras superar un pequeño talud.


Continuamos por la pista que sube por el Barranco del Tirón.
Una vez en la pista, solo tenemos que cubrir tranquilamente algo más de medio kilómetro hasta encontrar la salida por la derecha que nos aproxime a la base del Picote las Cabezas, que ya tenemos a nuestra derecha. Nos salimos, atravesamos el río de nuevo y continuamos por un camino que recorre la base de la montaña.
Aunque nuestro objetivo inicial es ascender a la cima desde el Barranco del Horcajo, en su vertiente sur, hemos visto en los mapas que existe una senda desde la zona próxima a la pista. Comprobamos que la vegetación se extiende por toda la ladera y no encontramos atisbo alguno de este sendero.

Caminamos flanqueando la vertiente sur del Picote las Cabezas.
Poco a poco, por este camino, vamos girando hacia el oeste penetrando en un encantador vallejo que hay tras el Picote. Dejamos a nuestra izquierda unos prados donde se hallan muchas colmenas, afortunadamente lejanas desde el camino que llevamos. A nuestra derecha, la ladera de la montaña presenta mucha pendiente y caracter inaccesible.

Cerca ya del Barranco del Horcajo.
Llegamos a la altura del Barranco del Horcajo. Un arroyuelo, muy exiguo en esta época del año, desciende por él. Comprobamos que tenemos que abandonar nuestros planes de remontar el barranco para alcanzar el collado junto a la base del Picote desde donde atacaríamos la cima. El barranco es totalmente salvaje, invadido por la vegetación y sin la más mínima posibilidad de intentar su remonte.
Ya desde lejos, y según hemos comprobado en los mapas, observamos que un amplio cortafuegos sube hacia las alturas cercanas al Picote. Atravesamos el arroyo y exploramos la ladera derecha buscando el hueco o senda que nos incorpore a este cortafuegos.
Muy cerca del arroyo, encontramos la trocha que por la derecha remonta la ladera con decisión.


En poco, con mucha facilidad, ascendemos unos veinte metros y nos presentamos en la base del gran cortafuegos, que remonta la ladera. La pista es muy ancha, hay mucha pendiente y además mucha piedra suelta, no será una ascensión sencilla.


Emprendemos la ascensión con paciencia. Es bastante la pendiente y el calor aprieta. No queda otra que tomárselo con filosofía y cubrir metros en altura. Subir en zigzag, ayuda a hacer la pendiente más llevadera. En ningún caso es la ascensión peligrosa.

Subimos por el cortafuegos.
Pausadamente, vamos ganando altura. A la derecha, vemos ya la cima del Picote, solitaria, nos parece inaccesible desde aquí ya que nos separa el profundo barranco del Horcajo.
Si miramos hacia el sur-sureste, vamos ganando ya buenas panorámicas sobre las montañas de la Sierra de San Antonio y el gran barranco del Tirón, totalmente tapizadas de árboles. Tras superar un gran largo y situarnos por encima de los 1400, aún tenemos que enlazar y cubrir otros dos tramos más cortos, pero no menos empinados. Hacia la derecha, el bosque abigarrado parece impedir cualquier intento de acortar por él y acercarnos a la base del Picote.

Dejamos el Picote las Cabezas detrás nuestro.
Por fin, nos presentamos en los llanos de la parte superior del monte, en el término llamado Las Lagunillas. Estamos por encima de los 1500. Ganado bovino pastando. desde aquí podríamos enlazar con la cumbre del Anyuela (1429) o también cortar por la izquierda y emprender el descenso hacia el Valle de Pradoluengo enlazando pistas y cortafuegos.
Pero nuestro objetivo es el Picote las Cabezas y para ello buscamos un sendero o camino por nuestra izquierda que nos lleve a su base. Éste, tal como marcan también los mapas, lo encontramos enseguida. Nos incorporamos a él.

Continuamos por un marcado camino que parece descender hacia el barranco del Horcajo.
Abriéndonos paso entre la vegetación, iniciamos un leve descenso. En poco, llegamos a un cruce. El camino, muy marcado, que nace por la derecha, no aparece en el GPS, pero todo indica que debe dirigirse sin pérdida hacia el collado anterior al Picote, cabecera del barranco del Horcajo.
Con ciertas dudas, nos incorporamos a él. Inmediatamente, el camino, en buen estado, se introduce en un hayedo y continua descendiendo, progresando con comodidad y con rapidez por él. Parajes solitarios. Tras describir varias curvas para salvar el desnivel, desembocamos por fin sobre terreno abierto a la vista ya de la cima del Picote, justo enfrente de nosotros. Nos encaminamos ya sin pérdida hacia el collado.



Llegamos al collado que separa el Picote del Anyuela y los barrancos del Horcajo, por la derecha, del río de Turtioza, por la izquierda. Es un encantador paraje, alfombrado de verde, totalmente rodeado de montañas.


Último tramo hacia la cima del Picote las Cabezas.
Frente a nosotros, una empinada pista se dirige sin demora a la cumbre, unos cien metros más arriba. Acometemos este último tramo.

Llegamos a la cima del Picote las Cabezas.
Llegada a la cima del Picote las Cabezas (1438 metros). Cima despejada, rocosa, buzón del club mirandés de montaña. Nuestro GPS nos marca una altitud de 1457 metros. El buzón indica 1449 metros. La cima es cómoda y tras los esfuerzos realizados, buen lugar para descansar y disfrutar del paisaje.

Panorámica hacia el sur.
Al norte abajo, tenemos el pueblo de Fresneda, de fondo, los frondosos Montes de Ayago. A su izquierda, el Valle de San Vicente. Mirando hacia el este y el sur, el Valle del Tirón flanqueado por las cumbres de la Sierra de San Antonio, entre las cuales destaca sobremanera el Torocuervo.

Vista sobre el Valle de San Vicente.

Hacia el oeste, de menor altitud y porte, las montañas que nos separan de Pradoluengo. Su cumbre mayor, el Anyuela, aparenta una gran loma amesetada desde aquí.

Video


Iniciamos el regreso. En primer lugar, hay que deshacer la cuesta hasta el collado, en donde torcemos a la derecha para incorporarnos al camino que desciende y nos debe llevar a Fresneda.

Fresneda y el Valle de San Vicente desde la cima del Picote las Cabezas.
Este camino, bien marcado y carrozable, va faldeando la ladera del Picote por su lado norte. A nuestra izquierda, dejamos el curso alto del barranco del río Turtioza, totalmente tupido de vegetación. Enlazamos con otra pista, siempre por la derecha y continuamos perdiendo altura.

Barranco del río Turtioza.
Tras pasar una valla metálica y describir varias curvas, la pista conecta con otra más grande y transversal. Seguimos por ella por la izquierda y continuamos.

La cima del Anyuela queda al otro lado del barranco de Turtioza.
Los últimos metros antes de Fresneda, transcurren entre hayedos y húmedos rincones húmedos. Atravesamos algunos charcos.


Fácilmente, llegamos a las primeras casas de Fresneda de la Sierra Tirón.


Antes de llegar al coche, nos acercamos a contemplar la plaza y la iglesia de la Asunción.

Iglesia de la Asunción, de Fresneda de la Sierra Tirón.

PICOTE LAS CABEZAS
Espacio natural
Sierra de San Antonio, en la vertiente norte de la Sierra de la Demanda.
Dificultad
Media.
Tipo de camino
Caminos, senderos de montaña y cortafuegos.
Ciclable
No.
Agua potable
No hay agua en todo el recorrido.
Tipo de marcha
Circular.
Orientación
Difícil. No hay señalización y muchos cambios de senderos.
Época recomendable
Todo el año, aunque preferible en primavera y otoño.
Inicio
Fresneda de la Sierra Tirón.
Distancia de Burgos
60,3 kilómetros.
Tiempo total
3 horas 50 minutos.
Tiempos de marcha
Fresneda-Barranco del Horcajo: 55 minutos; Barranco del Horcajo-Picote las Cabezas: 1 hora 38 minutos; Picote las Cabezas-Fresneda: 57 minutos.
Distancia total
12,9 kilómetros.
Interés
Valle del Tirón, barrancos del Horcajo y Turtioza, Picote las Cabezas, panorámicas sobre la Sierra de la Demanda.
Altitud mínima
985 m.
Altitud máxima
1506 m.
Desnivel acumulado
713 m.
Mapas
1:50000: 0240 Ezcaray.
1:25000: 0240-1 Valgañón.
h

h
Notas:
- Como se ha relatado, el ascenso desde Fresneda siguiendo el barranco del Turtioza, es sencillo y rápido. La ascensión por su ladera norte a través del cortafuegos de las Lagunillas, es complejo y hay que superar fuertes pendientes. No es recomendable si no es está acostumbrado a caminar por este tipo de terrenos.
- También podemos llegar al Picote las Cabezas desde Pradoluengo. Partiendo del Caserío de San Antonio, subimos primero por pistas forestales hasta el Anyuela, desde donde parten pistas forestales que se dirigen al collado en la base del Picote.


El Picote las Cabezas visto desde el Anyuela en un día nublado.


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc


Powered by Wikiloc